Las razones del fracaso de Teletón 2018

Tras más de 27 horas de emisión, esta vez no solo con Caracol y RCN, sino también en las pantallas del Canal Uno y del canal Red +, Teletón Colombia sumó su tercer fracaso consecutivo, logrando recaudar solo $ 5.365.892.607 de su meta de $ 7.605.011.200

La tendencia al bajo recaudo ya se está volviendo frecuente en Colombia, aunque no nos es exclusiva: Países como  Costa Rica, Uruguay o Paraguay vieron una merma en sus más recientes versiones locales de la Teletón. En México –donde ha sido ampliamente criticado el evento- han pasado a recaudaciones como la del 2015, que ha sido la única en tiempo reciente en no cumplir la meta, pero las tragedias naturales recientes están dejando suspendido el evento. En otros como Chile, El Salvador o Perú, si bien se cumple la meta, el margen respecto de la versión inmediatamente anterior se ha reducido significativamente.

Extraoficialmente se ha dado a conocer que dado el bajo recaudo, además de seguir con el proyecto del centro de rehabilitación en Bogotá interrumpido, se tendrá que cerrar al menos un centro de rehabilitación, por no tener condiciones de mantener 4 centros de primer nivel al mismo tiempo. La recaudación de Teletón en los últimos tres años cayó en casi 60% (siendo la caída del 2018 cercana al 30 % respecto de 2017), ahora ya estando por debajo de la recaudación de 2010, cuando el evento volvió a realizarse, tras 15 años sin estar en pantallas.

Ya en 2016 tuvimos la posibilidad de dar nuestros puntos de vista sobre los que denominamos los 7 pecados capitales de Teletón. Esta vez, de aquellos pecados, recayeron en varios de ellos (la pésima fecha para llevarla a cabo o la hipocresía televisiva, por solo citar dos), con dos agravantes: parece mentira ver que ni los youtubers e influencers nacionales en RRSS pudieran hacer frente a las muchas voces de personas con discapacidad que critican férreamente el evento, y que, paradójicamente, marcaron más la tendencia, aun con mucho menos seguidores.

Es que un formato televisivo que parece anclado en los años 80 como el de la Teletón se hace intragable ya en estos tiempos. Apelar a refritar actuaciones del año anterior en horarios de baja audiencia como la madrugada del viernes hacia el sábado fue otro craso error ampliamente criticado en RRSS.

Y es que un punto que comparto de todas las críticas que leí (y que también comenté en mi cuenta de Twitter) es que la Teletón pide más oportunidades por las personas con discapacidad, pero televisivamente hablando, ella no se refleja en el evento como tal:

La persona con discapacidad solo es vista en este formato como la de la “historia de vida” generadora de lástima, pero nunca como host del mismo.

Y estoy más que seguro que hay personas con discapacidad con más talento que la señora que deliraba en tener en sus manos el sobre (que ahora pide que caigan las bolas) o que cualquiera de los youtubers que dieron lora en el evento. Pero si hace años era impensable ver a un presentador o presentadora afrocolombiano en TV ¿Porqué Caracol, RCN o el Uno no muestran en sus filas a una persona con discapacidad? La última que recuerdo fue Adriana Eslava con su parche tras haber perdido un ojo, y eso. (No, la estupidez de Carolina Cruz o Cristina Hurtado no cuenta como discapacidad)

En definitiva, aplaudo que la gente no esté comiendo cuento de este circo mediático de telepornomiseria y siga naufragando. Si ya con tres años consecutivos fracasando no captan el mensaje, es que son demasiado tercos. Y no, este año tampoco aportó Paisas Club, por si estaban con el pendiente…