Paraiso Travel: una telenovela que no viaja

El espejismo llamado “el sueño americano” es el leitmotiv de Paraiso Travel, donde sorprende ver en su elenco a Christian Tappan, más habitual de producciones de la competencia. Una que sí es habitual de elencos del canal de las tres letras es Katherine Vélez, a quien ya casi vemos hasta en El boletín del consumidor de este canal, y quien en la novela hace el papel de la madre de la protagonista.

Sin embargo, el primer capítulo  de esta telenovela se volvió una trepidante sucesión de escenas pegadas casi con babas, sin un norte claro, como el que sí se sentía que existía en la película de Simon Brand. Y ese es un problema: la comparación frecuente entre la cinta y la telenovela, donde esta última sale perdiendo por goleada, pues se siente que le hicieron una adaptación bastante libre de la misma. Le destaco a la telenovela la hermosa fotografía de Medellín y en especial del hotel Nutibara, sobre todo en la escena del intento de suicidio de Raquel.

Otro problema que veo es ese acento paisa tan fingido de muchos personajes. Además, con todo respeto, pero la química entre Laura Londoño y Sebastián Eslava es nula. Y aunque en la historia original, y me voy a permitir hacerles un spoiler del final, por si no se han leído el libro o visto la película:

Los protagonistas, Marlon y Reina, después de muchas desventuras, se reencuentran, pero se dan cuenta que entre los dos no hay ese amor que les llevó de Medellín a Nueva York. A ver cómo lo adapta RCN. Por lo pronto, la telenovela no me enganchó para nada. El libro tal vez sí.

Es una pena pensar que RCN, que manejó el tema de la inmigración ilegal de una manera mejor lograda como fue Allá te espero, su último producto en ser rescatado, hace ya la friolera de 5 años, hoy no sepa cómo sacar adelante una sola telenovela buena en su franja AAA.