Cien colombianos dicen “¿Otra vez esto Caracol?” [Opinión]

presentador concurso 100 colombianos dicen

presentador concurso 100 colombianos dicenCaracol tira de sus archivos y revive un formato que fue carne de relleno de horarios imposibles como lo fue Cien Colombianos dicen, que en su momento conducía el mediocre de Carlos Calero en sus épocas en que salía hasta en la sopa en el canal del molusco. Este es un programa que es la adaptación del formato Family Feud, y que en Latinoamérica ha sido recreado muchas veces: 100 Latinos dijeron, 100 mexicanos dijeron, 100 Peruanos dicen, 100 Argentinos dicen o Qué dice la gente (Venezuela).

Para los que no saben de qué se trata este formato, se basa en que dos grupos responderán una serie de preguntas formulada y respondida en una encuesta previa por 100 colombianos de diferentes regiones y así ganarán dinero en efectivo y acumular puntos con sus respuestas. Los grupos serán de 5 personas que deben tener un unión común como familiares, compañeros de trabajo, etc. Los equipos de Cien colombianos dicen deben dar opciones de respuesta y si estás se encuentran entre las opciones que dieron los colombianos ganarán puntos y seguirán avanzando.

En algunas rondas, los puntos valen el doble o el triple. Si uno de los bandos se equivoca tres veces, pasa de rebote la pregunta al bando rival, quienes pueden “robarse” los puntos de la ronda, si contestan acertadamente, en caso de no hacerlo, permanecen en la familia inicial. Una ronda final impone a dos de los participantes del equipo que llega primero a los 300 puntos a lograr 200 puntos con respuestas más populares. El equipo ganador de la primera vuelta se enfrenta a una nueva familia, con la posibilidad de volver a competir en la ronda final.

En 2017, este formato solo muestra más de lo mismo: Estudio lleno de colorinches, como permanentemente anclado en los ochentas, la tradicional voz en off con unos cuantos decibeles de más, equipos de 5 concursantes sobreactuados, preguntas tremendamente estúpidas y la conducción de Marcelo Cezán subido de revoluciones, son la fórmula trillada y barata que tratará de ser el “programa tapón” entre las casi tres horas de la insoportable emisión de Mary Mendez´s Drag Race La Red y la aun más intolerable Lavanderías Jessurum Se dice de mí.  Si Marcelo Cezán grita tanto como en este programa, y éste se alarga en este death slot televisivo, su otorrinolaringólogo va a ser feliz.

Sorprende pensar que el canal Caracol, que otrora tenía sus Tardes ganadoras con varios game shows (El precio es correcto, Do re millones –que también condujo Cezán hace un tiempo- o Locos x la tele), hoy no le da ese espacio a un programa de esta naturaleza, en beneficio de los infumables culebrones turcos, que, por lo visto, le están reportando buenos dividendos al canal de La Floresta, porque nada las mueve. Incluso, hay formatos que ellos hicieron  mucho más atractivos que podrían refritar, como Hay trato (que en su versión ibérica, Allá tú, goza de mucha simpatía) y no son llamados a este revival.

Es sabido que a Caracol solo le interesa ganarle a RCN en rating, así muestre programas más ridículos que los de su rival, así que esta crítica, muy probablemente, ni los despeinará, tanto como lo hace su rival, que a esa hora programa ve tu a saber qué bodrio –Liga Águila incluida-. Pero 100 colombianos dicen está llamado a ser otro relleno intrascendente de los sábados, como lo fueron En sus marcas, listos, ya o La Fila. Si lo suyo es la telebasura, y no tiene nada mejor que ver un sábado en la tarde, este es su programa. De lo contrario, ahórrese kilowatts y pase de largo del recalentado de Cien Colombianos dicen.