Francisco el matemático Clase 2017 es High School Musical para ñeros

Carlos Torres actor colombiano

Tras dos lanzamientos simultáneos, Caracol continua con su “consolidada” franja de telerrealidad, y nos lanza la quinta temporada de Yo me llamo, mientras RCN, que vio finalizar con más pena que gloria a su refrito de Las Vega´s, compite con su Francisco el matemático clase 2017. ¿Logrará Francisco el binomio cuadrado perfecto entre calidad y rating?

Francisco El Matemático Clase 2017

Retornar al Jimmy Carter y su conflictiva convivencia escolar suena a disco rayado. RCN ya ha intentado, con disímiles suertes, la problemáticas escolares con A mano Limpia (I y II) y Mamá también. Luego entonces, que no me vendan la moto de que esta es la octava maravilla del mundo, que no lo es.  Su primer episodio no fue un remake exacto, sí un intento de aggiornamento, pero que no me interesa ver más allá del segundo capítulo.

En materia protagónica, hay un abismo de diferencias actorales entre Luis Mesa, el Francisco original, y este protagonizado por Carlos Torres, ese actor que en RCN nos tratan de meter hasta por los ojos, sin verdadero éxito: Tras fracasar en Pobres Rico, Las Santísimas, Bailando con las estrellas y la segunda “temporada” (me repugna usar esta palabra con telenovelas) de Sala de Urgencias, Torres no es más que una cara bonita pero con muy poca sustancia. Tan lejos de Mesa, que venía de papeles de carácter destacados como los de Señora Isabel y Hombres (rescatadas de Los años tenebrosos: 1993 y 1996, respectivamente).

A Margarita Reyes le falta mucho pelo pa´moña, como una madre que no apoya a su hija, quien denuncia el abuso de un padrastro. Mucha lágrima, poco talento Y en lugar del rol de Adriana (el papel de Alejandra Borrero) tenemos a Johanna, la profesora medio sapa del colegio.

Las telenovelas de colegiales se caracterizan por ser la suma de los estereotipos: Personajes como la nerda, la niña bonita y ligerita de cascos, la embarazada adolescente,  la adolescente dark – que era el rol de Magdalena (Verónica Orozco) – el vago, la gorda acomplejada, la sapa o la parejita calenturienta. Y en nuestras latitudes, por mostrar a actores que bien pudieron haber presentado el Icfes cuando todavía existía el festival de la OTI, aquí luciendo uniformes de colegiales de grado noveno.

Tratan de atraer audiencias digitales con papeles de reparto para otros youtubers bastante Lista H, como si el fracaso reciente de Taggeados, o Gana con ganas no pesara a la hora de elegirles como miembros del elenco.

Y es que el Francisco el matemático original fracasó en 2004 por dos factores: volver elitista un colegio oficial, y haber saltado el tiburón con Franciscos que no necesariamente eran matemáticos. Se volvió el Padres e hijos de RCN, solo que en el prime time, al cual había sido promovido desde el año 2000 (recordemos que comenzó como un seriado los días sábados, allá en el lejano 1999).

Audiovisualmente, las tribus urbanas de este Jimmy Carter se me antojan postizas, demasiado coreografiadas. Francisco el matemático Clase 2017 es High School Musical para ñeros. Por su parte, don Ezequiel (Mauricio Figueroa) parece conservado en alcanfor. Encasillamiento ¿Dónde? Él le dijo al “Francisco” del 2017 que muchos han pasado y han durado muy poco. Eso creo que puede pasarle a esta telenovela aburridísima como clases de funciones derivadas.

El conflicto de María Mónica, la alumna casquifloja que anda con hombres mayores, engañando a sus padres proletarios me pareció tan digno de Tu Voz Estéreo que era deprimente, tanto como Amparito, la nueva secretaria chismosa del Jimmy Carter. Lo mismo que la desaprovechada subtrama de Luna, la alumna abusada en el hogar y que graba en video su confesión antes de lanzarse al vacío ¿Suicidio u otra cosa? Eso quedó en el aire.

El acto cultural del Jimmy Carter era, nunca antes mejor dicho, digna de bazar de colegio. Grease para usuarios de Familias en acción

El cabezote con un tema de Mike Bahía suena un sonsonete horroroso que no quiero escuchar. A título personal, los temas de Bahía me parecen más-de-lo-mismo entre sí. Y a fuerza de tanta cortinilla audiovisual para el cambio de locaciones, me fui mareando en este episodio.

Como vemos, ni con  Francisco el matemático clase 2017, RCN alcanza los logros y despeja la fórmula para vencer a Caracol, y los de La Floresta pueden llamarse, pero aburren hasta a las piedras.