Las Vega’s es la telenovela que produce sueño

Actriz colombiana Natalia Ramirez

Tras el predecible estreno de La Voz Teens, RCN vuelve a sus andadas: otro refrito de una novela chilena de 2013, con trasteo de horarios incluido, mostrando que los años le están pasando factura a Natalia Ramírez, mientras que Greeicy Rendón sigue en su papel de hija-vampiresa.

La trama, como buen refrito, no tiene mayor sorpresa: El patriarca Vega y su doble vida le pasarán factura. Ni hablemos de Camila Zárate, quien aspira a ganar el Premio Laffy Mujer de Lot 2016, pues casi todas sus novelas han sido fiascos. Esta vez interpreta a la hija “energía positiva”, pero se ve forzada. Tanto como el papel de Santiago Alarcón como el barman-informante del esposo que huye.

Y Las Vega’s tiene todo para fallar: sobre todo por tramas endebles como la “muerte” del padre, perseguido por unos matones, mientras en su casa esperaban celebrarle su cumpleaños, con parte de los villanos de la trama, esta vez sobreactuadamente interpretado por Alejandro Martínez.

Sin solución de continuidad, llegamos al rocambolesco velorio, donde la madre de las Vega descubre a las strippers que él gerenciaba. Pero muy pronto revelaron la mascarada de don Carlos: finge su muerte para huir a sus acreedores, mientras su esposa descubre a las mujerzuelas que hacían parte de su doble vida.

Desde ahí, le perdí todo respeto a esta telenovela. Todo es prestao es un bodrio, eso lo sé, pero esa historia de la enorme deuda del señor Vega que Veronica y sus hijas tendrían que asumir tal vez funcione en un país como Chile, pero se ve forzadísima en Colombia. Tan forzada como la escena de la hermana mayor Vega en el banco con un actor tan malo como El Gato Baptista

A medida que pasaban los minutos, y las Vega trataban de ver qué hacer con el bar Las Necias, el episodio me producía bostezos. Y eso es triste para un programa con pretensiones cómicas. El casting de los strippers, ente ellos Luis Enrique Velasco, tal vez puede gustar, pero creo que la cuota  de hombres de buen cuerpo ligeros de ropa ya lo cubrió Desafío Súper Humanos meses atrás.

Tras él, vinieron personajes como el de Tiberio “actuo igual en todos mis papeles” Cruz, cuyo desnudo dista mucho del encanto tierno de su contraparte chilena. Si, en eso, los de la bandera de la estrella solitaria nos llevan demasiada ventaja. Si la colombianizacion de la trama es el stripper afrocolombiano de la trama, vamos mal.

En definitiva, da pena pensar que Natalia Ramírez actuaba mejor en Yo soy Betty la fea que en esta producción, donde se le ve a empujones en una pretensión tragicómica. Otra historia con un intro que nos relata toda la historia y nos ahorra ver semejante payasada sin gracia. Y como RCN no tiene su comité de aplausos como si lo tiene Caracol, no faltará quien diga que eso de mostrar “hombres encuerándose” es “una inmoralidad”¿cierto Ilva Miryam?