Estreno de Masterchef 2106 dejó un mal sabor en la boca

presentadora masterchef 2016Opuesto al estreno de A otro nivel, Masterchef 2016 prometía venir “una pizca más exigente”. La prueba inicial se trasladó de la Plaza de Bolívar del año pasado a Cartagena de Indias. Mostraron la evolución de muchos de los concursantes del año pasado. Pero creo que muchos aspirantes no están del todo claros del tipo de programa al que van.

Solo 51 pasarían a la siguiente etapa, y serían el core team de la primera temporada los encargados de definirlo: se reincorpora Paco Roncero. Pero siento en su primer episodio que hubo demasiados personajes estereotipados como la afrodescendiente sobreactuada (Cielo), el albañil de historia difícil (Alfredo), la loca desatada (Daniel), las dos amigas paisas, la sordomuda (Ingrid) o la abogada reconvertida en cocinera y cuya abuela murió el año pasado (María). La cuchara 51 la entregó la misma Claudia Bahamón a una posible closetera lacrimógena.

A la Villa Masterchef pocos llegarían. La segunda fase, sería la de hacer un plato en 60 minutos, siendo los 10 últimos terminándolos frente a los jurados. Solo un voto unánime les dará un delantal blanco, si reciben solo dos votos positivos, recibirían un pañuelo rojo, dejándolos “en remojo” pero con vida. Ese falso risotto de papa verde de Daniel (la closetera) se llevó el primer pañuelo rojo.

Brayner hizo un ceviche de trucha de malagua que se llevó el primer delantal blanco. Y así, tras algunos pañuelos y delantales, debó decir: Qué jartera de personaje es Cielo, la ________ sobreactuada que a todo decía “Sí chef” con carita de corderito degollado. Es la nueva Diorlin, y todos sabemos cómo terminó eso, reingresos mediante…

En definitiva, tal vez se me pasó de hervores esta temporada colombiana de Masterchef. No me apetece del todo cubrirla.