Tiene más picante Minuto de Dios que Historias de una madame

caracol historias madameHistorias de una madame entra a ocupar una franja que a Caracol muy poco le interesa: las 11 de la noche. Tras ser descongelada y descartada por el canal de las tres letras, la producción de RTI recala en La Floresta con la polémica detrás: se esperaría que fuera la telenovelización del polémico libro Las Prepago de mi estimada y nunca bien ponderada Consuelo García González (a.k.a. Madame Rochi)

, interpretada por la polémica ex Miss Universo venezolana Alicia Machado, aquí llamada “Madame Rosario”.

Sin embargo, el primer episodio del programa mostró la voz en off de una Rosario orgullosa de ser toda una exitosa empresaria del sexo camuflado de agencia de modelos, pero las carencias actorales de Jessica Sanjuán, (Gina, la “prepago” que va en retiro, porque se piensa casar) empezaron a hacer decaer el breve episodio. La escena del escolta comprando “la píldora azul” fue más que penosa. Y la pobre actuación continuó con Didier Van Der Hove como el ministro “cliente” y sus escoltas a los cuales es demasiado evidente que les doblaron las voces –no fueron los únicos-.

El rol de Julio Sánchez Coccaro como Pacho, “el mejor amigo de las fufas” me hace la reminiscencia del papel de Julián Román en “La Prepago”. De hecho, es inevitable relacionar este episodio debut con el de la telenovela que hace tres años lanzó RCN. Solo que en esta no se limitaron en escenas softporn lésbicas entre Gina y una colega prepago afrodescendiente. Del resto, calcaron el núcleo del conflicto del primer capítulo de la prepagonovela de Las Américas, incluido el novio pendejo que lleva más cachos que enano de corraleja –pero que no salió a la luz-: La muerte del prestante cliente. Solo que Madame Rosario aquí aparece como la “matrona” que acude al “rescate” de su pupila, moviendo sus contactos de alto Turmequé e incluso a otras de sus “niñas”.

Entró en escena El Negro Salas cual extra con parlamento como partícipe de un complot para matar al ministro (Van Der Hove) y donde el “villano” principal es… Javier Del Giudice, irónicamente, el “cliente” muerto del primer episodio de “La Prepago” ¿Nadie les pasó el memo de no repetir el elenco? Sin embargo, la oficina de la “madame” es allanada, y su catálogo cae en malas manos.

En fin, la media hora de duración del primer episodio no sirvió sino para sentir que estábamos frente a un remake de mejor presupuesto pero no necesariamente mejor talento de La Prepago. Lástima. Uno esperaría que en la trama se hablara de las aventurillas sexuales de muchas de nuestras famosas, pero con nombres cambiados para no herir sus susceptibilidades. Nadie notaria quienes son en realidad Natalia Berlín, Catalina Cruz, Sarita León, Siena Ruiz, Sandra Muñiz, Laura Crispina Gayner, Lara Acuña, Diana Karina Otto, Socorro Grajales, Yudy Vargas o Lucy Ossa. En definitiva, si el insomnio es lo suyo y nunca vio La Prepago, este es su programa. De lo contrario, ayude al ahorro de energía y prescinda de verla.