Camello es no cambiar de canal durante Que camello [Opinión]

suso el paspi que camello caracolTras el final de Asia Express, uno de los pocos reality shows de Caracol que nunca pudo liderar la franja primetime, sale este programa que se nos antoja como una versión bastante tercermundista de la premisa básica de The Simple Life: poner a una “celebridad” a hacer actividades cotidianas fuera de su zona de confort. La diferencia: los gringos tenían a las socialités Paris Hilton y Nicole Ritchie.

En la versión colombiana nos toca ver a “Barbarita”, Gorda Fabiola, Rogelio (Hassam), Don Jediondo y el siempre nefasto Suso el Paspi. Mejor dicho, como si no fuera suficiente con el bodrio de Sábados Felices –¿será que ofrecen un 2 x 1 al público?– o el cada vez menos hilarante Festival Internacional del Humor, Santiago Rodríguez nos presenta una pecuecada como Qué camello, que hacen chistes y comentarios dignos de una reunión de gente muy jarta y borracha, pero sin trago.

El primer segmento de Qué camello fue con Suso El Paspi haciendo de mariachi. Ahí es donde pides que Sayco les cobre hasta los calzoncillos. El segundo fue ver a Cesar Corredor “Barbarita” usando uniforme de antimotines (que bastante que los usan en la Bogotá de Peñalosa de 2016). Luego le tocó a Don Jediondo como palafrenero. La cuarta fue La Gorda Fabiola lavando carros y nos habló de carros “salados”. Terminó Rogelio haciendo de caddie de golf. Segmentos sobreactuados y este. Tras cada segmento, cada uno haría algo de stand up comedy, a cual más deplorable e ininteligible que el anterior.

En shows como Balls of steel, varios de sus segmentos producen risa. Programas de pacotilla como Qué Camello son una enorme invitación a cumplir la campaña “Apagar paga” ahorrando energía, apagando el TV. Si estos son, como decían en Show Caracol, los “5 mejores humoristas que ha dado Colombia”… Colombia da pena y nunca saldrá del tercermundismo

¿Este es el entretenimiento que merecemos? Ya la perubólica se ríe en nuestras caras, sobre todo con programas que apestan a bajo presupuesto como Qué Camello.