Los Exnovios ya son exconcursantes de Asia Express

Juliana Gómez y Juan Esteban BerriosEl tercer ciclo de Asia Express, con solo 10 parejas participantes, arranca desde Laos con un Juego del Dragón, desde un templo budista. Debían aprender primero una oración dada por un monje budista para arrancar la carrera. Se dio en orden de quienes sumaban mas edad, por lo que las brujas fueron las primeras. Por equivocarse, los hermanos fueron los últimos.

Las oraciones serían claves en esta prueba. Pero ya se dieron cuenta que en Laos el transporte no es tan sencillo como en Vietnam. Y por eso, parejas como la de las pasivanessas ni se esfuerzan en competir. Para ingresar en una de las pruebas debían aprenderse una oración correctamente, si lo lograban, buscarían a un monje budista en el templo para ayudarle con sus tareas diarias.

En la disputa por el dragón dorado, llegaron primero los campesinos, exnovios y las lesbianas. En un templo budista sería una prueba de relevos, observacion y equilibrio. Si alguno de ellos se cae, sale del juego. Las lesbianas y luego los ex novios perdieron la opción, quedando el triunfo en manos de los campesinos.

El miércoles, En el primer premio de montaña, tuvieron las siguientes misiones:

Llenar un cesto de arroz usando la misma técnica que los granjeros locales, luego, Enseñarle a un local la canción la estrofa de la canción colombiana “Se va el caimán…” y cantarla de memoria en el punto de control con Iván. El lastre fue para las Pasivanessas.  Los hermanos fueron los ganadores de la camisa de pepas negras.

El jueves se disputarían la segunda inmunidad del juego, en donde el futbol sería protagonista. Los afros definirían los equipos de un pequeño juego de futbol, por ser los segundos en el reto anterior. Un partido que en casi nada aportó a la competencia, solo 15 minutos de ventaja. La pareja de padre e hijo, al sobrar en el reparto de equipos, fue la última en salir. En las pruebas intermedias, las parejas debían coger anguilas.

Tras escenas aburridas de esta cantidad de chusma metidas en el lodo, las pasivanessas ganaron la segunda inmunidad. En la lucha por el sexto dragon dorado, los hermanos y las pasivanessas tendrían que hacer un partido de rattan ball. La que ganase dos sets, sería la acreedora de él. De lejos el hacker y su insufrible hermanita le ganaron a las pasivanessas.

El viernes, la tercera inmunidad se lograría primero recogiendo cierta cantidad de pescado que sería asignado por la primera pareja en llegar al punto y luego vendiendo el pescado que han cargado para pagar el peaje que los separa del punto de control. Los ganadores de la última inmunidad fueron padre e hijo, y en un almuerzo campestre entre las tres parejas inmunes, se discute sobre las estrategias de la pareja del hacker y su hermanita insoportable.

En Corre por tu vida, las dos parejas que llegaron de último fueron las brujas y el costeño y la cachaca, y en la votación, que también fue reñida, la pareja de exnovios, con 5 votos, fue nominada a correr por su permanencia. Mientras los tres equipos competían, se decía que los exnovios dormían “como papa en tenedor” ( jajajajajaja… se me destemplaron los dientes de la risa).

Debían acertar el número de estatuas de un templo, y en ello, las dos parejas que terminaron de ultimas en la carrera, tomaron la delantera, en perjuicio de los “exnovios”. Luego, debían identificar unas estatuas por fotos de sus fragmentos y tomarse selfies, y luego… si, ¡otra torre de Hanoi! En esta etapa, los exnovios remontaron y dejaron relegadas a las brujas. En la meta final, junto con el Pakhuan, finalmente llegaron la cachaca y el costeño en primer lugar y en segundo turno las brujas, por lo que la eliminación fue para los “exnovios” ( siguen risas).

  • JUEPAJE

    O sea este reality ya se jodio, no tienen ni siquiera el factor visual, bueno para la cantidad de drama y morbo que puede generar este reality, mejor den una hora de “El minuto de Dios”, les aseguro que es mas emocionante que ese somnifero

  • y_quien_es_ese_man_1981

    Más llevedero era el racionamiento del 92…

  • Gio Lopilato

    ¿Qué son las “pasivanessas”?