Cristancho vs Otálora: ¿usted a quién le cree en el caso del miembro del Defensor?

otalora-defensor-selfieEn un duelo mediático sin precedentes se ha vuelto el Otálora-gate, es decir, el escándalo por presunto acoso sexual del Defensor del Pueblo Jorge Armando Otálora hacia algunas subalternas, entre ellas su ex secretaria privada, Astrid Helena Cristancho. Lo que comenzó con una serie de renuncias en la entidad por presuntos malos tratos (digo “presuntos” porque no se han demostrado judicialmente, lo aclaro) ha pasado a evidenciar en la más reciente edición de Semana el calibre de ciertos mensajes en Whatsapp, donde Otálora envió fotos de su miembro a Cristancho.

Cristancho dijo, Otálora dijo

En la entrevista concedida a Vanessa de la Torre en Caracol, Otálora admitió enviar dichas fotos a Cristancho, supuestamente porque ellos tenían una relación sentimental.  Sin embargo, es una versión muy poco creíble y no por ello menos antiética: ¿o acaso es correcto que un superior en una entidad pública envíe fotos tan comprometedoras a quien es su subalterna? O peor aun ¿podríamos considerar que hay un conflicto de intereses si se sostiene en un cargo de libre nombramiento y remoción a una persona solo porque se tiene una “relación sentimental”.

El caso es que Cristancho, en entrevista a Cecilia Orozco de Noticias Uno, desmintió la versión del Defensor del Pueblo, y señaló tener aun más pruebas que demuestran que en su caso hubo una relación, pero no amorosa, sino de abuso de autoridad.

Acoso, abuso, ¿o ambos?

Lo cierto es que unas fotos picantes en sí no son prueba de abuso de poder. Falta ver qué más aporta Astrid helena Cristancho a las autoridades para demostrar que efectivamente sí hubo acoso o abuso.

Personalmente #YoLeCreoAAstrid.

¿Usted a quien le cree?