Huevo-finish en Masterchef Colombia

masterchef_colombia_concursantesEl noveno ciclo de Masterchef comienza con una caja misteriosa que consiste en preparar comida con escasos $ 15.000, cuya compra harían en supermercados Olímpica. Umm, me recuerda una de las pruebas de La prueba Colombia. Solo tendrían 15 minutos para hacer ese mercado.  Claudia y Estúpida Ronca tuvieron que devolver algunos productos. En todo caso, tras los 60 minutos, los mejores platos fueron  los de Federico, Lucho y  Estúpida Ronca, pero fue el segundo quien ganó la ventaja del reto de la caja: elegir con qué va a cocinar él y los demás, para seducir, entre una pareja de ingredientes: codorniz con chocolate, langostinos con champagne rosado y vieiras con vainilla.

Lucho eligió las vieiras, al igual que las eligió para Paulo y Cociñero. La codorniz fue para Juan David, Estúpida Ronca, María Luisa y Federico y los Langostinos serían para Wilmar, Claudia y Esteban. Solo tendrían 45 minutos para ellos.  Entre los mejores platos estuvieron Lucho y su “comida que necesita manual” y las vieiras del Cociñero tuvieron buenas críticas en cuanto a su presentación. Las burlas con lo del affaire de Valeria (¿musa o moza?) fueron el plato fuerte. Lucho eligió a Wilmar y Cociñero a Juan David como coequiperos para optar por el pin de inmunidad

Y entre los de peores críticas, esta vez cayeron Esteban y su salsa de champaña que parecía salsa rosada pasada y porque  su arroz estaba como un engrudo, Evelyn y su risotto rojo no convencieron y la codorniz le quedó cruda. Su risa nerviosa en nada le ayudó, al igual que Paulo y su crema grasosa y cargada y Federico, porque presentó una salsa ya muy vista y muy pesada.

En el reto de presión, el invitado fue Pedro Lambertini, y el reto fue preparar un beef Wellington. Uno de los platos más difíciles, junto con una salsa y una guarnición. Nicolás de Zubiría les dio una clase magistral para lograrlo. En su retroalimentación, Esteban tuvo un bien término medio, el hojaldre algo crudo por debajo. A Paulo le quedó el hojaldre con buen dorado, pero la carne estaba algo seca, pero estuvo bien de capas y proporciones. La guarnición estuvo interesante, la salsa…no gustó tanto.

Estúpida Ronca tuvo dificultades en la preparación, pero el punto de la carne estuvo.  Federico mostró un beef cuya masa estaba blanda, aunque la carne estuvo bien. A todos les criticaron las guarniciones y las salsas. El delantal negro iba a ir obviamente para Federico.

Los equipos del reto de inmunidad sería preparar un brunch, una mezcla entre un desayuno y un almuerzo, con tablas de carnes frías, quesos, preparar huevos y frutas, con samovares para una estación caliente de desayuno y waffles con Nutella. Los Rausch les pusieron el reto bien duro, y a Lucho le criticaron enviar a la mesa una papa cruda y los waffles muy tostados, a lo cual él no contestó de la mejor manera. Cociñero demoró con sus huevos, pero bien sazonados. Solo tuvieron problemas con el orden del servicio. Por eso Cociñero gana el pin de inmunidad, gracias a la papa cruda de Lucho.

En el reto de campo, los 10 chefs se trasladan a la Plaza de la Aduana de Barranquilla y deberían cocinarle a dos grupos de comparsas del Carnaval de Barranquilla. Nancy Cabrera, chef local, sería la invitada a evaluar este reto. Debían hacer 5 platos distintos para 100 personas, eligiendo entre cocina barranquillera y árabe. Quien gane en tres de los 5 platos, ganaría el reto. Cada jugador elegiría su capitán. En Sao Portal del Prado en Barranquilla harían las compras

Equipo rojo: El capitán sería Cociñero. Allá fueron Juan David, Wilmar, María Luisa y Estúpida Ronca. Eligió entre los platos la carimañola, el kapot de cordero, arroz árabe de pollo y la ensalada de la casa. Wilmar estaba como rueda suelta en el equipo.

Equipo azul: El capitán sería Lucho: allá fueron Claudia, Federico, Esteban y Paulo. Optó por los quibbes y  un arroz árabe de pollo con almendras. Lucho dejó que Federico tomara el mando. Claudia se desvaneció a mitad del servicio y tuvo que ser atendida por los paramédicos.

En frituras, ganó 75-12 los del equipo rojo. Entre el cayeye y los indios, ganó 64-31 a favor de los azules. En el duelo bocachico vs kebab de cordero 43-51 a favor de los rojos. En arroces, ganaron 73-25 a favor de los azules. El último plato, las ensaladas 58-40 a favor de los azules, quienes finalmente se llevaron el triunfo. Menos mal para Claudia, a pesar de ser la única mujer de su grupo y estar golpeada por el calor, los suyos ganaron y avanzan en el ciclo.

Antes del reto de presión, a Wilmar le dan cólicos, aunque lo atendieron oportunamente. Les anunciaron que tendrían 3 minutos en el supermercado para tomar todo lo que quieran y puedan, sin decirles mayor detalle del reto… pero en el mercado solo hay huevos, huevos y mas huevos Kikes.  En la primera etapa debían hacer huevos fritos perfectos en 10 minutos: con la clara completamente cocinada y la yema líquida. Quien menos huevos aprobados tenga, irá a la eliminación.

Tras la primera revisión, tuvo que desempatarse entre Juan David y Evelyn , con resultado contrario a Juan David. La segunda fase les tocó hace un huevo escalfado hecho en agua. El primero que lo logre deberá levantar la mano. Quien lo haga de último iría a eliminación.  El primero en avanzar fue Wilmar y en un “huevo-finish”, María Luisa le gana el cupo a Evelyn. La última etapa era una omelette perfecta, con tres vueltas y que apenas tenga color, pero jugoso y esponjoso. Primero cocinaría Wilmar y 15 minutos después lo haría María Luisa.  Por técnica y presentación, quien ganó fue Wilmar.

En el episodio de eliminación, los 4 participantes con delantal negro ven a Jorge Rausch con traje de Chef, y es que él les daría una clase sobre hacer salsas. Nicolás de Zubiría no estaría presente.  Tras esa clase, los concursantes que no participarían del reto de eliminación tomarían la decisión mayoritaria de no salvar a ninguno de los concursantes en riesgo.  Algo que no gustó nada a Federico, quien ni la mano le dio a los otros concursantes, y hasta los empujó. El ambiente en la cocina se enrareció…

En la retroalimentación, María Luisa mostró unos platos cuyas salsas no obtuvieron mayores comentarios. A Federico mostró sus salsas incorporadas en los platos. Le cuestionaron lo duro de una de las carnes y no deshuesar otro. Roncero le criticó la acidez. Estúpida Ronca mostró salsas simplísimas en los mismos platos. A Roncero le gustó una de ellas, Rausch le cuestionó haber usado fécula de maíz y no emulsionar, pero que funcionaba la osadía de mezclar vino tinto y café. Juan David tuvo una salsa con buen sabor a menta, que le faltó tamizarla más.

Al final, Juan David subió al balcón en primer lugar, con críticas favorables. Pero finalmente nos deshicimos de la Estúpida Ronca! Era justo y necesario, y un alivio no seguir oyeeendo su vocecita. Lo sentimos, Pirry, esta vez tus palancas no sirvieron.