Tu cara me suena… a rancio desaliño

tu-cara-me-suena-colombiaPensaba lo peor de este formato colombianizado, tenía mis reservas y la verdad, muchas se cumplieron: esta versión es muy tercermundista. Dany Alejandro Hoyos se ve tan sobreactuado en su rol de presentador, una mala copia de Alejandro Palacio o Ernesto Calzadilla, repitiendo una y otra vez lo dicho y payaseando en exceso.

Como opening de la primera gala, tuvimos a Celia Cruz imitada por Paola Turbay, ni fu ni fa, topicazo digno de fiesta de disfraces. Nota para Caracol: ¿Le hacen publicidad a una futura bionovela del canal rival? Por lo visto, el error se agravaría, porque con Jimmy Vásquez, otro de los ocho participantes;  tras su cortinilla familiar tan aburrida como innecesaria; dio paso a otro de los PEORES  errores del primer programa: Imitar a Diomedes Díaz, justo el personaje principal de la bionovela pecueca de RCN que tiene a Caracol en el desespero por los ratings.

Ariana Grande fue pobremente imitada por la multifacética vendedora de humo Martina La peligrosa, esa que medios como Los Informantes o  Las2Orillas  no saben cómo “vender” como la mujer que supuestamente dio a conocer el género de la champeta, y a quien le recomendaría que no la siga vistiendo el peor enemigo y deje de querer robarse el show, que no le corresponde.

A su turno, Camilo Cifuentes imitó un Miguel Bosé descafeinado.  Y sigamos mostrando la pobreza: Mientras los jurados españoles tienen una mesa para deliberar, acá lo remataron con un cutre sofá rojo.
Esta “primera temporada” tendrá ocho participantes, a semejanza de la versión española,  y estos tendrán en sus manos ganar dinero para unas fundaciones que apadrinan. Vaya a ver uno si efectivamente esa platica les llega.

Esperaba que, así como conservaron las cortinillas musicales originales de Antena 3, lo hicieran con el nivel de los artistas, jurados o de las canciones, pero me equivoqué:qQué amateurs se ven todos. Los comentarios del jurado, muy blandengues, azucarados. La noñez tan propia de Caracol, tan lejana a los punzantes dardos que a veces dan Mónica Naranjo o Ángel Llácer.  Los temas mostrados parece que son los mismos sobre los cuales Caracol ha alcanzado a pagar derechos de autor desde aquel primer Yo me llamo en 2011.  No en vano, muchos se sienten viendo un Yo me llamo VIP.

Jery Sandoval me aburrió en su pretendida pose de femme fatale, pero  que no la conocen ni en su casa. Su imitación de Christina Aguilera fue tan pobre, que parecía de bar de karaoke con puras drag queens borrachas. Y no es para menos. Las calidades vocales de la ecuatoriano-estadounidense no lucen con el tema tan pobre que eligieron para ella.

Ver al Padre Chucho imitando los amaneramientos de Raphael fue como ver un sangriento accidente de tránsito: tratas de evitarlo, pero por morbo lo haces. No pude resistir esa peluca que le pusieron, que haría que el representante de España en los Festivales de Eurovisión de 1966 y 1967 se muriese de la ira.

Andrea Guzmán cerró la gala con un personaje icónico: Raffaella Carrá, y se parecieron más los bailarines que ella a la diva italiana, que aun a su edad tiene una fuerza escénica lejana de la timorata Guzmán. Para mí, fue la menos peor de la gala, pero estuvo demasiado rígida. Extrañé el movimiento del cuello de la megaestrella transalpina, que sí logró imitar Santiago Segura, en una gala que él ganó en la homóloga versión española del concurso.

Y claro, como aquí no pueden hacer una gala de poco más de tres horas que tienen en España, las presentaciones del grupo de participantes se “serruchan” en dos emisiones consecutivas. Eso le resta coherencia al programa, y ello repercutió en esas votaciones aburridas y sin gracia, que dejaron mucho que desear a quienes hemos visto las temporadas ibéricas. Hasta en el sorteo de los personajes se cargaron el formato, que solo mostraba el personaje elegido al final del pulsador, nunca entre tres personajes.

Paola Turbay dio un punto a Andrea, dos puntos a Jery, tres a Jimmy, cuatro al padre Chucho. Camilo Cifuentes dio 4 puntos al padre Chucho, tres a Jimmy, dos puntos a Jery y uno a Andrea.  Martina votó  con 2 puntos a Andrea, 3 puntos al padre Chucho y 4 puntos para Jimmy, dejando a Jery con 1 punto.  Así las cosas, el padre Chucho liderói la gala con 11 puntos, seguido de 10 de Jimmy, Jery y Andrea. En el sorteo de la siguiente gala de este grupo de 4 imitadores, a Andrea le correspondió Gloria Trevi, Jery haría Whitney Houston, Jimmy tendría que imitar a Jorge Velosa, mientras al padre Chucho le figuró Andrea Bocceli.

Les quedamos debiendo el oso que fijo hará Jeringa, cuyo cuartico de hora hace rato pasó, pero él no lo quiere asumir. De Ana María Hoyos, abiertamente dijeron que es una actriz y presentadora “retirada”. No es para menos, yo todavía me preguntaba si esta vieja aún existía-. Y luego, vendrá Adriana Bottina en su enésimo intento por levantar su alicaída carrera y el teleparcero Juan Sebastián Quintero de quien mejor no hago sangres… ¡es Lista H! Pensaba en cubrir este formato, pero me indigna esta adaptación de tres centavos que hicieron.