Diomedes, la herencia: empezaron las mechoneadas

EL CACIQUE DE LA JUNTA DIOMEDES DIAZTras la muerte del Cacique de La Junta son múltiples los enfrentamientos entre familiares, exmujeres, posibles herederos, exmujeres, exmánager y amigos como Teodora Daza, todo por la disputa de los bienes que pudo haber dejado el cantautor guajiro.

El 21 de enero de 2014, veintinueve días después de la muerte del Cacique de La Junta, su excompañera sentimental Betsy Liliana González reclamó la vivienda en el barrio Los Ángeles, al norte de Valledupar, donde aún vivía Luz Consuelo Martínez, con quien Diomedes convivía antes de morir. Con sentencia judicial y escritura en manos exigió la devolución del inmueble como única propietaria. Betsy pidió que Luz Consuelo fuera lanzada del inmueble, y para ello, llevó copia de la sentencia  del Juzgado Primero de Familia  que la reconoce como dueña.

Bajo el radicado 288 de 2010, Betsy, a quien El Cacique, llamaba ‘La doctora’, por su profesión de médico, inició un proceso luego de separarse del artista para levantar la afectación familiar que había inscrito a favor de Diomedes y recuperar totalmente la vivienda que adquirió cuando estaba casada con él, mediante escritura pública 1910 del 12 de junio de 1996 ante la Notaría Primera de Valledupar.

Su apoderado, el abogado José Luis Castro, explicó que para la época, el Cacique tenía la sociedad conyugal vigente con Patricia Acosta, madre de Rafael Santos, a pesar de haberse separado años atrás. Por eso puso los bienes a nombre de Betsy Liliana, entre ellos la casa en cuestión y tres fincas.

El Juzgado Primero Civil del Circuito de Descongestión en Valledupar decretó la evacuación de pruebas en el proceso que seguía sobre la restitución y solicitud de lanzamiento del inmueble  que habitaba el cantautor, inmueble que hoy reclama su excompañera sentimental Betsy Liliana González.

El lío no paró allí. Después de las nueve noches de velorio, Luz Consuelo viajó a Bogotá, pero a comienzos de febrero cuando regresó a Valledupar, encontró que de la misma casa que reclamaba Betsy Liliana y donde había vivido en los últimos cinco años con el cantante, encontró que los hijos del Cacique se habían llevado cuatro televisores, tres aires acondicionados y una nevera.

“Me fui unos días a llorar tranquila y pasar mi duelo en paz, pero cuando regresé encuentro la casa sin los electrodomésticos. Obviamente sabemos que todo esto se tiene que vender, pero para mí esta es una sorpresa grande”, señaló Luz Consuelo.

Ese mismo febrero, Luz Consuelo demandó por abuso de confianza a Rafael Santos Díaz, el hijo mayor varón de Diomedes, porque se quedó con una camioneta que pertenecía a su padre.
La acción legal fue interpuesta por la no devolución del automotor en la que Diomedes se movilizaba por la Región Caribe y que desde el día de sus  exequias, Rafael Santos le pidió prestada a Luz Consuelo Martínez.

Trascendió que cuando la viuda llamó a Rafael Santos para pedirle el vehículo de placas NDZ 955, este le respondió: “haz lo que quieras, al final del proceso de sucesión yo veré si te la devuelvo”. La camioneta de la discordia, una Toyota Prado color blanco hueso, está avaluada en 200 millones de pesos.

A finales de marzo fue Rafael María Díaz, otro de los hijos de Diomedes, el que denunció por abuso de confianza y falsedad en documentos a Luz Consuelo Martínez, por la venta que hizo la mujer de 55 reses que sacó de la finca Las Nubes, de la que aparece como dueña Teodora Daza, esposa del exmánager del Cacique, José Zequeda, quien también fue denunciada.

Los hijos de Diomedes fueron avisados de que estaban sacando las reses que tenían la marca de Diomedes Díaz, por lo que de inmediato dieron parte a la Policía que inmovilizó uno de los vehículos con nueve cabezas de ganado, dos terneros y dos caballos, horas después recuperaron otras 20 reses, que fueron devueltas a la finca.

Rafael Díaz manifestó que “la señora Luz Consuelo Martínez  se tomó el atrevimiento de llevarse más de 50 cabezas de ganado que nos pertenecen a nosotros, los hijos de Diomedes, ella comete el abuso de vender esas cabezas de ganado sin tener ninguna autorización, además de eso descubrimos una falsedad de documentos en los que Teodora Daza vende como dueña esas cabezas de ganado, las cuales no son de ella porque tienen la marca de mi papá”.

En diciembre pasado Rafael Santos Díaz y José Zequeda protagonizaron un fuerte altercado, a pocos días de conmemorarse el año de la muerte de Diomedes. Zequeda renunció irrevocablemente y adujo incumplimiento y faltas de respeto. Santos respondió que el exmánager habría usurpado y violado la confidencialidad luego de la producción del trabajo musical que se adelanta en homenaje a Diomedes. Esto, relacionado con los excesos de saludos, la presunta exigencia de pagos a las personas que fueron mencionadas en La Vida del Artista, último trabajo musical del Cacique de La Junta.

El episodio más reciente por la herencia de Diomedes ocurrió el miércoles anterior, cuando una audiencia de conciliación entre Rafael María Díaz y Zequeda, por las reses de Las Nubes, terminó a golpes en el palacio de Justicia de Valledupar. Díaz anunció demanda por lesiones personales.

De otra parte, el 19 de diciembre de 2014, dos días antes del aniversario de la muerte del cantante, el abogado Álvaro Morón, que representa a los herederos, reveló que los hijos reconocidos manifestaron su decisión de demandar a las personas que se quedaron con los bienes que le pertenecían a su padre, pero que tienen la posesión sobre ellos.

“Diomedes no dejó bienes materiales a su nombre, pero existen algunos, de los cuales tienen certeza sus hijos, que están en poder de terceros que se niegan a regresarlos, uno de ellos es un predio en la finca Las Nubes en el corregimiento Badillo”.

Hasta ahora la repartición de la herencia se haría sobre el patrimonio moral que dejó Diomedes representado en las regalías y el producto de su obra musical. Entre tanto, cuatro supuestos hijos no reconocidos presentaron demanda de filiación paterna para entrar en la sucesión. Se trata de Sielva María Salcedo, Cristian Rafael Bolaño Moscote, María Alejandra Niño y Elder Dayan Rodríguez.
La demanda ya fue admitida en el Juzgado Segundo de Familia de Valledupar, así como la declaratoria de la unión marital de hecho de Diomedes con Luz Consuelo Martínez, para que ella como última compañera sentimental del artista entre a hacer parte de los herederos.

“Diomedes Díaz no dejó tanto como muchos creen”, dijo el abogado Álvaro Morón Cuello, apoderado de los hijos del Cacique de La Junta, al revelar que dentro del inventario que realiza en el marco de la sucesión, no ha encontrado un solo bien a nombre del artista.

“Básicamente lo que dejó fue una herencia musical”, manifestó el jurista tras indicar que ya ha acopiado el 90% de la documentación requerida para iniciar el proceso. No obstante, ese legado, afirmó, también está afectado con embargos, deudas y cuotas alimentarias.

Sostuvo que se está a la espera de los informes de entidades como la casa disquera Sony Music, Sayco y Acinpro, para analizar el pasivo del cantautor guajiro, quien falleció por causas naturales el pasado 22 de diciembre en Valledupar.

Tras su muerte, mucho se ha especulado sobre los bienes materiales, pero a medida que avanza el inventario, se ha podido traer a la realidad que no son tantos, algunos existen a nombre de otras personas. Muchos traspasados en diferentes épocas de la vida del artista. El apoderado de los hijos de Díaz Maestre señaló que se realizó una investigación en todo el país para identificar los bienes de Diomedes, pero hasta ahora no hay ninguno a su nombre. “En caso de que estos figuren en cabeza de otras personas, tenemos que buscarlas que confirmen y nos digan que ánimo tienen sobre los mismos”, sostuvo.

Rosa Elvira Maestre, una de las hijas mayores de El Cacique de La Junta, señaló que “todo avanza con normalidad, nos estamos reuniendo con el abogado para tratar lo pertinente de la sucesión”.
¿Vendrán más mechoneadas en el próximo episodio?

Ver:
[Elheraldo] [ElHeraldo]