Entrevista con los autores del libro Bestiario de le televisión colombiana

bestiario de la tv colombianaRecientemente ha salido a la venta el libro Bestiario de la televisión colombiana, donde Luz Martínez, Nicolás Samper (quien trabaja en Cancheros RCN) y Federico Arango nos cuentan muchas de las anécdotas que han rodeado a la “caja tonta” en Colombia. LaFiscalia.com los entrevistó para conocer sus impresiones y opiniones acerca del pasado, presente y futuro de la televisión nacional. Esto fue lo que nos contaron:

LF: ¿De dónde surge la idea de trasladar la experiencia del “Bestiario del balón” para analizar la sexagenaria televisión colombiana?

BTV: Todo comienza con la posibilidad de hacer un especial para una revista -TV y Novelas- con las características del Bestiario del Balón, pero haciendo el transplante del estilo hacia la televisión. Eso fue en el 2009 y al final ese especial de la revista nunca salió. El proyecto quedó guardado pero en los últimos tiempos movimos la idea en las editoriales y la logramos reactivar después de que estuviera 5 años metida en el refrigerador.

LF: ¿Qué programa de los que se narran en el libro es para usted el más  bizarro (que no sea Padres e hijos)?

BTV: Uno, que resulta inquietante, y de hecho lo repitieron hará unos seis, siete años en horarios de madrugada, fue “El visitante”, que era la historia de un extraterrestre que aparecía en las piedras de Tunja y que venía al mundo con la misión de llevar amistad y paz al mundo. Era un extraterrestre bueno, interpretado por Humberto Dorado, al que le costaba trabajo hacerse un lugar en un mundo humano, plagado de maldad. Fue uno de esos curiosos experimentos de nuestra TV en la categoría ciencia ficción. 

LF: En lafiscalia.com, consideramos que estamos inmersos en los “años tenebrosos” de la TV. ¿Están de acuerdo?

BTV: Es difícil saberlo. Antes, cuando solo había tres canales de TV, pensábamos que estábamos en años tenebrosos. Y de alguna manera, sí, porque el abanico era escaso. Hoy cualquier persona, apenas se levanta y encuentra el control de la almohada refundido entre la cama sabe que tiene 700 opciones a la mano. La TV nacional hace esfuerzos por poner buenas producciones al aire. A veces no tanto. 

LF: Díganos un personaje – real o ficticio- que, en su criterio, sea la esencia de la televisión Colombiana

BTV: Don Chinche, porque pudo plasmar lo que somos. Por eso la gente se sentía tan identificada con todo el universo que englobaba don Chinche: había gente que se le medía a todo sin saber nada -Chinche y Eutimio-, había gente pobre pero noble -Andrés Patricio de Bigard- había matriarcados dominantes -Doña Dorisita, Doña Berthica, Rosalbita, la señorita Elvia-, había listos tunantes -Galo, el ladrón-, había celos filiales -Don Floro con su hermana, la señorita Elvia-, había chismosos -don Santiaguito desde su ventana divisaba todo lo que pasaba en el barrio y lo contaba a modo de teléfono roto-… Es decir, contaba nuestra propia realidad diaria. Lo que somos

LF: ¿Cómo imaginan ustedes la televisión colombiana en 60 años más?

BTV: Con más canales. No sabemos si en Colombia, pero con más canales. Y con crisis: las plataformas de internet serán grandes competidores.

LF: ¿Todo tiempo pasado fue mejor en nuestra TV?

BTV: Sí, porque se apostaba a modelos mucho más cercanos a nosotros y eso significaba éxito. O si era fracaso, era un fracaso que había tenido una idea original muy latente. Hoy la mayoría de productos son adaptaciones, que si bien no están mal, sin duda una idea original siempre se sentirá más brillante en el firmamento

LF: ¿Si pudiera suprimir un personaje televisivo, cuál sería?

BTV: No, ninguno. Hasta aquellos por los que sentimos algo, nos han inspirado y movido la aguja. Sin nuestros personajes odiados no habría historia televisiva. 

LF: ¿Los realities han hecho más “bestial” nuestra TV? ¿O lo son las telenovelas?

BTV: Todo dependerá del reality. Hay realities más dramáticos que una novela y novelas con más estructura que algunos realities.

LF: Díganle a los lectores de Lafiscalia.com por qué  los invitan a tener el libro

BTV: Porque es tener la posibilidad de guardar en casa parte de todo el archivo que se ha perdido de la televisión. Al no poderse recuperar tantos videos que se perdieron entre el moho y la humedad, bueno es tener el libro, para saber de qué estamos hechos y qué fue lo que hicimos en términos de construcción televisiva durante estos 60 años.

 

Recomendamos esta lectura para esta época decembrina, 224 páginas cargadas de un gran savoir faire literario que serán un excelente regalo al alcance de todos, de Editorial Aguilar, de venta en las principales librerías del país.