Sobrecocción motivó eliminación en equipo de Juan Manuel Barrientos [La prueba]

juan-manuel-barrientos-chef-pruebaEn el segundo episodio de La Prueba, los tres equipos buscan al resto de sus integrantes (serán 21 en total, recuerden que ya conocemos 11 de ellos). Así fueron las audiciones de los diez restantes. Veamos:

Equipo Leonor (Equipo azul):   

Al equipo donde ya están Martha, Mónica, Rey y Oscar, se unen:

  1. Marlen, cantando horriblemente, hizo cordero con salsa de café y hormiga culona crocante. Su hijo es su gran motivación, pese a su síndrome de Asperger (Oooootra historia tétrica…)
  2. Dagoberto, el paisa que hizo un cochinillo con chutney de corozo y uchuva
  3. John Mauricio, el sugar daddy barranquillero que hizo un “vacilón”, donde usó huevos para hacer una tortilla diferente, para tratar de convencer y “romper esquemas”. Fue el segundo equipo en completarse gracias a él.

Equipo Catalina (Equipo rosa):

Este equipo pudo captar más participantes que los demás, para que integren el equipo junto a Pirañinsky, Marcela y Beatriz. Ellos fueron:

  1. Julián y su teoría sobre la cocina basada en los 4 sabores de la lengua y los olores de los alimentos busca ser contundente con un pato con anchoa y sandía. Fue muy osado
  2. Jennis, otra negra que es jefe de cocina en un restaurante de cocina latinoamericana, que hizo un risotto de coco y filete de róbalo, que aspira verse pronto con sus hijos ¿La nueva Jessica Agualimpia, pero gastronómica?
  3. Darío, otro barranquillero que hizo otro filete de róbalo, esta vez con acelga, que convenció en el armado y presentación de su cuchara
  4. Paola Arango, otra ama de casa y financista, cuyos hijos fueron inspiración para presentarse. Quiere tener una pastelería, aunque el horno le jugaba malas pasadas con su volcán de chocolate con crema italiana y cerezas negras. Fue la última en ser seleccionada.

Equipo Juan Manuel (Equipo verde):

El equipo de este bienparecido paisa, donde ya están María Alejandra, Juan Camilo, Erick y su amigo sordo Yesid, llegaron:

  1. Carlos Cañón, el “loco apasionado a la cocina” y su cerdo ahumado con chontaduro y su “cocina molecular”
  2. Betsy White, la concursante loba que piensa en la importancia de la nutrición, que preparó unos champiñones rellenos con camarones y vegetales. Que le merme a las revoluciones, doña…
  3. Sandra, una chef especialista de Norte de Santander que busca una oportunidad con un lomito de res con reducción de vino tinto. Con ella, fue el primer equipo en completarse.

Se les anunció que el premio es de 300 millones de pesos y les obsequiaron un cheque inicial de 5 millones de pesos. Cualquier parecido con los cheques de los photo shoots de CNTM o las monedas del Desafío…

Finalmente, fueron Rechazados en el casting inicial: Juan Manuel, inspirado en la cocina de sus abuelas hizo un ceviche hot rock, pero no pasó; Alma Juliana, la repostera que hizo una torta de cuajada, el primer postre de este programa y Carlos Alberto, el enfermero paramédico y tanatopráctico, no convencieron sus sabores. Tampoco lo lograron Jesús, el cocinero de Puerto Colombia que hizo un filete de pargo y nos habló de su abuelo y de sus hijas (Zzzzzzzz…); Olinda, una barranquillera que hizo un bocachico cabrito, pero con muchas espinas y nada de sal; Itamar, el participante de origen judío que quiso hacer muchas cosas, diciendo que odia los libros de cocina; Daniella, la chica linda que hizo una pasta con calamares, Dirceu hizo una pasta fresca con pescado, mariscos y chontaduro, mientras soñaba con tener su propio restaurante, pero se equivocó con las espinas (¿Por qué casi todo el mundo eligió mariscos?) o Andrés, que hizo un plato con muchas texturas, como el mero, ron blanco y mango, bastante confiado en sí mismo el personaje, como presunto coach en seducción, pero no sedujo a los jurados.

En el tercer episodio, la prueba por equipos es “la prueba de Mafalda” y definirá la permanencia de los ya elegidos 21 participantes, donde cocinarán con una base de 7 kilos de hígado para niños (¿así o más hijueputa este reto?). Vives grita más que habla.

El equipo ganador se gana una inmunidad para sus siete integrantes. Los mentores se reunieron con sus equipos. Cada uno de ellos tratará de enmascarar el sabor y entretener. Claro está que los ingredientes que se comentan en los tres equipos suenan poco apetitosos hasta para adultos.

En un colegio del centro de Bogotá, la prueba de inmunidad será desarrollada en una hora y media, y consiste en que más niños tomen la sopa que elaborarán

En el equipo azul seria capitán Mónica, quien tuvo muchos conflictos con Marlen, la cual comenzó a sembrar cizaña con Martha (the new Cholanda). En el equipo verde el capitán será Erick, Carlos se cortó y Betty tuvo conflictos con los electrodomésticos, mientras buscaban hacer una sopa dulce con acelga caramelizada, aunque a algunos niños no les gustó esta idea. En el equipo rosa será Pirañinsky, quien hasta se maquilló, al igual que varios de su equipo (me pareció ridículo) y buscaban depurar el sabor del hígado con jugo de naranja para su sopa.

Al final, lluvia de por medio, ganó el equipo de Leonor (61 platos) goleando al de Juan Manuel (15 platos) y al de Catalina (24 platos)…eso si, ya veo roces entre los azules. Verdes y rosas se disputarán un cupo. Continuarán las conflictivas new Cholanda, Marlen y Mónica la mandona…estas se van a sacar los ojos muy pronto…yo sé por qué lo digo. A los azules les entregaron las “estrellas de la inmunidad”… ni que fuera Expedición Robinson

Ya en la selección final, el reto era usar riñones, ubres, pulmón o corazón de vaca para hacer un plato en una hora. Para la eliminación, fueron llamadas Jennis, Betsy y Beatriz. Dos jugadoras rosas y una verde. Jennis obtuvo una estrella verde de Leonor, Betsy obtuvo una roja de ella. Catalina le dio otra verde a Jennis y una roja a Beatriz. Con eso, Jennis prácticamente salvaba su cupo. Juan Manuel salvó a Jennis y votó contra Betsy, de su mismo equipo. Ya comenzaron las lágrimas por sus hijos…

Finalmente, la primera eliminada de La prueba fue Betsy, ya que hubo sobrecocción o más bien se le quemó la carne. Se salva por escaso margen Beatriz, la mayor de la competencia, que eligió una ubre, un corte que ella no manejaba. Con ello, el primer equipo que pierde participantes es el de Juan Manuel Barrientos. La sobreactuada Betsy colgó el delantal…casi esperaba que quemaran su foto, como en Hell’s Kitchen.