Una prueba de La prueba, el juego del sabor: lo bueno, lo malo y lo feo

the-tasteHoy afilamos los cuchillos para La prueba, el juego del sabor gastroformato importado por Caracol el cual unicamente tendrá 21 capítulos.Bienvenidos a Lo bueno, lo malo, lo feo y lo tenebroso de La prueba, el juego del sabor.

·    Lo bueno de La Prueba:

La ya convencional disciplina de horarios de Caracol le puede seguir dando buenos frutos, al contrario de la trasteadera de horarios de RCN, que en la noche de hoy, relega al late a Rastros de mentiras – algo que no debe tener muy contentos que digamos a los de Rede Globo. La elección de los tres jurados fue muy acertada: Leonor Espinosa, Juan Manuel Barrientos y Catalina Vélez resumen experiencia, técnica y sabor para juzgar los platos.
Una elegante presentación inicial de los mentores nos mostró sus fortalezas y lo que buscan en el programa.
Por cierto, qué recreo de ojo es Juan Manuel. Tiene un je ne sais quoi

·    Lo malo de La Prueba:

Parece que hemos olvidado lo que es un reality show de emisión semanal, pues ahora tenemos que embutirlo todo en emisión de lunes a viernes a como dé lugar. Eso daña la intriga que es clave en el éxito de este tipo de formatos. Ojalá en esa trampa no caiga Masterchef.

·    Lo feo de La Prueba:

Ningún valor agregado tiene Guillermo Vives como presentador del programa: libreteado, soso, sin norte.
El set del programa tenía demasiado colorinche, como si fuera una discoteca.

·    Lo tenebroso de La Prueba:

A diferencia de sus congéneres internacionales, que tienen cuatro jurados y 16 participantes, Caracol decidió reducir en número de jurados, pero embutir 21 participantes, cual si se tratase de un Desafío. Ello dificulta ir conociendo tantas personalidades en juego. Al menos en la página web pudieron ir dándonos una presentación más amplia de quienes serían los concursantes. Claro, no lo hicieron, porque esperaban mostrarnos la selección de participantes en dos episodios.

En otras noticias, en el primer episodio conocimos a los primeros integrantes de los tres equipos (11 de 21). Así fueron.
ü    Equipo Leonor:
1.    Martha: La negra ¿conflictiva? De los realitys que hizo pechugas rellenas con camarón. Es empleada doméstica. The New Cholanda… and the tajadas?
2.    Mónica Marcela: La administradora de negocios que buscaba “poesía” en su vida, con su pelo teñido y “cocina experimental”
3.    Rey: El cocinero y administrador hotelero de rastas que durmió en la calle. Oh, más estereotipos… preparó una piangua, un molusco del Pacífico
4.    Oscar, el cocinero de Madrid, Cundinamarca que busca llevar el mensaje de la buena alimentación con los recursos que hay en el hogar. Un plato bastante conceptual el suyo, muy haute cuisine.

ü    Equipo Catalina:
5.    Oscar Darío, “Pirañinsky”: el clásico cocinero rebelde, de pelo largo y sombrero vaquero con pasado de intentos suicidas (¿era necesario ese dato?). Hizo camarones sobre queso parmesano
6.    Marcela: Una desempleada que espera que sus tortellinis achiotados la lleven lejos. Demasiado nerviosa y sobreactuada. Los tres jurados la eligieron.
7.    Beatriz: La señora muy mayor apasionada por la cocina, hizo una ensalada de salmón y aguacate. Solo Vélez la eligió.

ü    Equipo Juan Manuel:
8.    María Alejandra, la estudiante de gastronomía dedicada a destacar por la presentación de los platos. Hizo un mousse de trucha en salsa de chontaduro.
9.    Juan Camilo: El cocinero profesional con pinta de Yuppie que hizo cocido de lenguado con aguacate, pero no presentó un plato coherente a los tres jurados.
10.    Erick Pataquiva, el chef rockero de fea barba, que hizo un atún en salsa vizcaína
11.    Yesid, el chef sordo de Villeta, Cundinamarca. Ah, lo que necesitábamos, un discapacitado despierta tanta telepornomiseria…. Hizo un plato mixto árabe. Se fue al mismo equipo de su amigo y “traductor”, Erick.

Rechazados en el casting inicial:

Ricardo, un cocinero empírico de Cúcuta, cuya motivación es su hijo con una cardiopatía complicada (oh, ya seguimos con la TELEPORNOMISERIA), Dubin, Un muchacho del montón que preparó Medallones de cerdo en salsa de tamarindo; Jose Manuel: Un costeño  con el que nada pasó; Raquel: La clásica ama de casa que dice que hará solo “cocina colombiana” y sus langostinos en titoté en salsa de maracuyá. Demasiadas excusas para un plato; Francia: La cocinera caleña que acabó de cerrar su negocio, ojalá cocinara tan bien como la gastronomía del país homónimo, porque el aguacate la eliminó. Debray: El instructor de cocina del Sena del Putumayo que dijo que daría de qué hablar: Croquetas de camarón con aguacate y palmito. No le alcanzó el tiempo. Nora, una costeña que hizo un arroz apastelado y llenó de música la cocina, pero el arroz le quedó un poco crudo.

En el próximo post, tendremos el resto de integrantes de los equipos y los resultados de la primera eliminación.