El mensaje de Daniel Samper y otros famosos en el caso de las fotos de Cata Gómez

cata gomez caracolComo era de esperarse, tras la polémica suscitada desde hace más de 24 horas por las fotografías en las que aparece aparentemente la presentadora Catalina Gómez desnuda, varios son los artistas e integrantes de la farándula nacional los que se han pronunciado, precisamente a través de Twitter.

Uno de ellos fue Iván Lalinde quien es uno de los abanderados de la campaña #NoalManoseo. Él ha escrito y reproducido decenas de mensajes en contra de lo sucedido a Cata. Otra de las líderes de la iniciativa que rechaza los actos como el de  Gómez es su compañera de Día a día Mónica Hernández quien en reiteradas ocasiones ha mostrado su indignación e invita a mantener la dignidad y el respeto por sus semejantes.

Por su parte, el canal Caracol hizo lo propio al publicar el siguiente Tweet:

De todo esto lo que más llama la atención es el mensaje que Daniel Samper Ospina escribió en su perfil de la misma red social… mírelo:

Nótese las palabras que utiliza para hablar de la presentadora “…sólo ha hecho cosas constructivas” …”sabemos quién eres”… “atacar de forma tan baja a una mujer decente y ejemplar”… Me llaman la atención estas frases porque si miramos desde un punto de vista práctico, las fotos sólo muestran a una mujer desnuda en poses sugerentes, algo muy similar a lo que hace la revista, Soho la cual Samper Orpina dirige.

¿Ahora si queda claro a donde quiero llegar? al análisis y mensaje que esto le debe dejar a las mujeres que sin más acá, sin más allá y sin el menor reparo se desnudan ante la publicación antes mencionada, es que según lo dicho por Ospina, se puede llegar a la conclusión de que las personalidades que muestran hasta el alma en la revista para adultos  no se pueden calificar como ‘decentes’

Así que mujeres de la farándula antes de quitarse el brasier y la panty frente a cualquier cámara piénsenlo, así sean unas fotos ‘artísticas’, ustedes son una ‘carne de cañón’, una mercancía que se vende al mejor postor y por eso su decencia y hasta dignidad quedan en tela de juicio.