Lo bueno, lo malo, lo feo y lo tenebroso de ‘El estilista’

estilista rcnTras el  lánguido final de Dr. Mata, novela que pasó sin pena ni gloria por el horno crematorio que para RCN se ha convertido el horario de las 8 p.m., sigue la enésima novela (me resisto a llamar serie a algo que se transmite de lunes a viernes) “basada en hechos reales” donde se habla supuestamente de las víctimas de la violencia de este país, y con la que RCN sigue incumpliendo la máxima de oro de los canales  que debería ser el de respetar a los televidentes fieles a un horario. Pasa El Estilista al tablero de nuestro análisis de Lo Bueno, lo malo, lo feo y lo tenebroso…pero no creo que tenga suficiente pelo pa´ moña.

Lo bueno de El Estilista:

El contexto sobre qué fue la zona de distensión del Caguán fue apropiado. ¿Acaso el programa donde salía María Eudoxia Olmos y Jorge Mario Rubio, uno de los futuros secuestrados, es una apología a La Noche? Era casi calcadito. Solo rescato la escena del interrogatorio de los secuestrados y los conflictos entre ellos dos ante tan traumática situación.  Pero ello no es suficiente.

Lo malo de El Estilista:

Muy floja fue la escena del peón metido en la oficina de Gabriel Ávila (el estilista) para pagarle un dinero y ofrecerle un plaguicida. Un  argumento muy traído de los cabellos. Lo mismo va para la escena de la discusión entre Gabriel y su esposa sobre lo entrometido que era su suegro o la desaparición de la esposa del capataz. Se vio también metida con calzador la escena de la reunión familiar a Gabriel justo el día en que él se iba para una finca en Visitación (¿acaso es Purificación, Tolima?), que luego deriva en una ¿rueda de prensa denunciando un secuestro?.  La coherencia no brilla en este primer episodio.

Aparte de que el título de la novela se presta para comentarios que rayan en la homofobia, varios de los grandes lunares radican en parte del elenco: Un protagonista muy plano, que no da ni frío ni calor, y  para empeorar ¿Otra vez Yuri Værgas como antagonista? ¿No ven que viene de fracasar miserablemente con el valium de Dr. Mata? ¿O es que quieren que sea la Mujer de Lot del 2015?

También debo decirlo: No noto una verdadera construcción de un personaje en Sebastián Martínez, ni siquiera con el papel que hizo en la aclamada Allá te espero.  Y casi lo mismo podré decir de Angélica Blandón, otra vez como una border girl, una muñeca rota por dentro. Desde Las muñecas de la mafia la veo igual de encasillada. Y ni hablemos de  Adriana Arango, otra vez en el papel de mujer de clase media, cuyo rol protagónico es muy gris.

El conflicto romántico que se sugería entre los personajes de Noelle Schonwald y Sebastián Martínez no fue muy bien logrado, debía ser más sutil y se volvió más bien obvio.

Horrible esa barba falsa que se le ve a Gabriel en el cabezote, cabezote  que, por demás, sigue la misma tendencia cromática ya muy vista en RCN desde El capo T1

 Lo feo de El Estilista:

No sé quién fue el de la ideota de dar luz verde a un proyecto televisivo donde, así fuera por los laditos, se hablase de la figura de tan infame personaje como lo fue en vida Martha Catalina Daniels. Para los que nunca vivieron lo que fueron las intrigas del Proceso 8.000, la finada congresista fue una de las más leales al gobierno Samper, y vinculada a una de las páginas más negras de la corrupción de este país, el caso de Foncolpuertos. Sé que será altisonante esto que voy a decir, pero a buena hora mandaron a chupar gladiolo a esa señora tan desagradable. Y similar suerte merece esta novela tan soporífera.

Además, ni bien ha pasado un año del final de productos similares como Comando Élite o Alias El Mexicano, que también tuvieron cifras de rating bastante regulares tres cuartos, hace más tedioso ver más de lo mismo, sobre todo, por la calidad de la fotografía, ya tan vista antes y tan monótona.

La escena del secuestro fue digna de bazar de colegio, que debía ser el clímax del episodio, se vio muy ridícula y desabrida, el ritmo de la novela la hacía más pesada. ¿Cómo se le llegó a pasar por las narices eso a alguien que trabaja en Inteligencia militar?… ah, cierto, era el gobierno de Pastrana.

Lo tenebroso de El estilista:

En resumidas cuentas, estamos frente a un nuevo cartucho que quema RCN en su desesperada lucha por volver a liderar, muy a pesar de que en las mediciones de ratings de ayer sí lo logró Avenida Brasil, una de las producciones más maltratadas del prime time del canal de las tres letras – una pena que no pueda ser nuestra rescatada del 2014-.  En lo personal, la nada atrayente propuesta televisiva de El estilista, que parece una historia descartada de Comando élite por lo lenta y aburrida, pero con otro elenco, hace que para mí, el primetime que me llame la atención finalice nada más acabarse la novela de Rede Globo.

Me imagino, porque las variables televisivas recientes no dan para pensar otra cosa, que en su estreno, El Estilista se hundirá en el fondo de la tabla de ratings, no solo por la pobre idea que desarrolla, sino porque RCN sigue cometiendo el mismo error que ya estoy hasta las narices de criticarle: No se puede consolidar una franja de programación, y con ella, la fidelidad de la teleaudiencia, si cada que se estrena un producto hay remezón en la parrilla. Y eso que la competencia tiene al predecible Desafío, a la mediocre Selección T2 y a la infumable Suegra. ¡A RCN si le gusta darle inmerecidos segundos aires a sus rivales de patio!

Cada día seguimos cayendo más bajo que la Perubólica. Y con propuestas aburridas y trilladas hasta la saciedad. De aquí no sale un posible rescatado del 2014. ¡Qué tenebroso panorama!.