Viernes 13 (de junio): los 60 años de la televisión colombiana

televisionUn domingo 13 de junio de 1954, comenzó inicialmente operaciones la Televisión Colombiana. Hoy, 60 años después, pocos diamantes y si mucho carbón puede decirse que hay para contar. Tal vez ser un viernes 13 marca la mala suerte que arrastra una Tv que pasó de tener iniciativa estatal a estar dominada por dos canales privados que no se caracterizan por la calidad de sus productos.

El común denominador actual es: Bajo rating, escasa o nula creatividad en las propuestas, que ya se han encasillado en bionovelas de cantantes o delincuentes plagadas de ficción innecesaria, corronchonovelas sobre costeños….pero filmadas en el Tolima, refritos de series gringas metidas a los empujones a la idiosincrasia tropical, noticieros e informativos donde lo que menos se hace es informar, sino elevar el ego desmedido de sus periodistas o directores  y realities a los que les exprimen hasta la última gota de telepornomiseria posible, porque talento o méritos no es que destaque por su presencia.

¿Qué fue de esa TV grandiosa que produjo Yo y tu? ¿Adónde fue el suspenso de Los Cuervos? ¿Qué hemos hecho para no tener buenas historias corales como Pecados capitales? ¡Volveremos a tener una TV educativa y cultural como la que nos brindó Ver para aprender, o ya debemos resignarnos a ver Mujeres al limite? ¿Por qué es más importante ver una telenovela mal disfrazada con la peluca de serie de unos futbolistas que escasamente ganaron bien un partidito que propuestas melodramáticas bien construidas? ¿Seguirá siendo viable como negocio una televisión donde el líder de ratings no supera los 15 puntos?.

Aunque tuvimos televisión pública mucho antes que la misma España, esta fecha actual es ya más anecdótica, como cuando emitieron el último programa de esa bazofia llamada Padres e hijos. Hoy, poco hay que celebrar. General Rojas Pinilla, estimado Fernando Gómez Agudelo, su legado se halla irremediablemente perdido a manos de la atomización del Canal Uno y las perversas políticas de programación de los canales de la Floresta y Las Américas.

Mientras tanto, el tenebroso destino televisivo del año 2014 sigue su curso…lo leeréis en diciembre