Lo bueno, lo malo, lo feo y lo tenebroso de Dr. Mata

yuri vargas dr mataDe una bionovela de un delincuente que (merecidamente) nunca despegó a una obra basada en hechos reales de la Bogotá de los años 40, que duró años afrontando Efecto Vostok, es el turno de Dr. Mata de pasar  a nuestro análisis de Lo bueno, lo malo, lo feo y lo tenebroso

Lo Bueno de Dr. Mata:

Un cabezote muy bien musicalizado y producido dio comienzo a la trama de este siniestro personaje.

En materia de vestuarios, utilería y escenarios, el primer episodio tuvo un desempeño notable.

El libreto de la escena del almuerzo campestre se vio bien logrado.

Por elenco, hay muy buen cartel: Fausto Cabrera, Judy Henríquez, Florina Lemaitre, Humberto Dorado, Jairo Camargo. Pero bien sabemos que sus pergaminos no son lo que garantiza el rating de una producción.

Me gustó la escena donde Ferro se da cuenta de la traición de Matallana y su vinculación al crimen de la proxeneta, previo a sufrir el mismo fin.

Lo malo de Dr. Mata:

Algunos acentos de personajes, como el de Nicolás Rincón (el detective Benito Capote) o el de Luis Fernando Hoyos (Félix), se vieron demasiado postizos, afectados.

La escena inicial, la del hallazgo de la mujer emparedada me pareció muy mal editada. Y apelar al recurso del voceador de prensa varias veces en un mismo episodio no se ve muy creíble.

En líneas generales, me sentí atropellado por el ritmo del episodio, narrado episódicamente  con diferentes  voces en off, y en donde, como si nada, los Ferro se separan y luego “dos años después” se les dicta sentencia de divorcio.

A veces llega a ser molesto el tono sombrío de las historias de época de RCN, sobre todo cuando acabó de culminar otra similar.

Lastimosamente, con Carriazo no puedo. Hubo escenas en donde sentí que sí se le salía un poco “Edilberto Reyes”. Y más o menos lo mismo me pasó con Jairo Camargo, a quien sentí como “Aníbal”, el histérico e inescrupuloso productor de El auténtico Rodrigo Leal. No es u halago para ninguno.

Como consecuencia del Efecto Vostok, la repetición de actores en más de una producción es pan nuestro de cada día. Lo digo por Alberto Valdiri, presente como el Juez penal en esta novela y también en la abominable La Playita

Parecía muy sutil la tensa relación entre Tulia, Alfredo y Mercedes (Lemaitre, Camargo y Vargas), patronos y empleada y más adelante, esposa traicionada y amantes en la trama… todo iba bien hasta el conflicto en el antejardín de la casa, que se vio algo forzada y hasta sobreactuada. La esposa defenestrada por defender a la sirvienta era un giro del episodio que pudo lograrse mejor. Y menos si terminaba en una versión años 40´s de una escena a lo dependienta de la boutique en Pretty Woman. Y el escándalo en la iglesia, muy a lo Laura en América. Les faltó el carrito sanduchero.

Lo feo de Dr. Mata:

RCN olvidó hace rato que lo que le da identidad y aceptación en el público a una novela no son estas tarimas vergonzantes, sino la calidad del producto y el respeto de los horarios. Como diría un forista muy apreciado, la política de promoción del canal de las tres letras es de caricatura: Van a estrenar Dr. Mata en el horario del programita telepornomiserable más visto del país ( y solo por puro miedo al rating de La Ronca de oro, y eso NO es un halago) y encima lo tienen que promocionar desde (mante)conciertos a lo Jorge Barón, una estrategia tan manida como inoficiosa.

Lo tenebroso de Dr. Mata:

Yuri Vargas, en el papel de Mercedes, que debería ser uno de los pilares del conflicto dramático ¿cómo coños se ganó el rol, si sus credenciales actorales son tan pobres – y no mejoran con este papel-, y solo es conocida, pero por los motivos equivocados?. Debe haber cientos de mejores actrices para ese mismo rol.

¿Qué diferencia intrínseca habrá para el consumidor final entre lanzar un pésimo producto como La Playita a este, que muchos consideraban la tabla de salvación de los de Las Américas, si todos se promocionan igual?. ¿Era buena estrategia trastear de horario a Avenida Brasil, que era lo poco que marcaba cifras que, aunque bajas, eran al menos decentes?. Volvimos a las andadas, a la política del “córranse, que atrás hay puerta de salida”, que traiciona a los televidentes fieles de un programa, y así, ni la salida de Fernando Gaitán de RCN ha marcado una diferencia trascendental en tan erradas políticas de programación.

Como conclusión, creo que es un lánguido producto que prometía mucho y me dejó más bien frío, me produjo bostezos gran parte del episodio.  No le siento fuerza para ser rescatado del 2014.  No me nació seguir viéndola.

Como le leí en Twitter a Luis H. Aristizábal, hay un montón de ‘novelas históricas’ que no nos dicen nada sobre la época, son sólo personajes de hoy con nombres antiguos. Dr. Mata está caminando sobre hielo delgado en este sentido, y corre el riesgo de caer y hundirse. Je suis très désolé…