Lo bueno, lo malo y lo feo de Los graduados de RCN

graduadosRCN adelanta el lanzamiento del enésimo remake de novela argentina en tierras chibchombianas: Los Graduados llega a tratar de conquistar el árido horario  de las 8 p.m., mismo que este año ha visto sucumbir varias propuestas televisivas, como la defenestrada El día de la suerte, hoy residente del decadente horario de las 6 p.m.. ¿Será que se gradúan con honores, matrícula condicional o tendrán que repetir el año?. Léalo a continuación en nuestro análisis de Lo bueno, lo malo y lo feo de….:

Lo bueno de Los graduados

El cabezote colorido se veía interesante, lástima que solo sale poco al aire. Amé las veces que se escuchó música de Soda Stereo, fue una buena cortinilla de la predecible escena de sexo entre los papeles de Kathy Saenz y Luis Fernando Hoyos (Lali y Andy).

Los conflictos de pareja entre Lali y su cínico esposo sonaban creíbles… hasta la escatológica escena donde Jorge Enrique Abello pisa mierda de perro.

El encuentro entre Andy y Martín (el hijo de Laly) despertó esas dudas en Laly bien logradas, en principio.

Destaco el papel de Victoria Eugenia Góngora como la amiga confidente, aun con el pelo rizado muy al estilo de finales de los 80´s y principios de los 90´s en tiempo presente.

Me gustó la escena de “los diez mandamientos”, creo que todos en la vida hemos tenido amigos con los que habremos hecho este tipo de juramentos.  Y bueno, por lo menos no salen ni Julián Román, Andrés Sandoval  o Elkin Díaz en el elenco de esta serie.

Lo malo de Los graduados

¿Otra adaptación argentina?. Qué pereza, ya dejamos de hacer buenas producciones locales propias a ser solo una maquila que hace remakes a diestra y siniestra. RCN debería asumir que por cada Amor en custodia o Los Reyes, hay infinidad de fiascos estilo Traicionera ó Super Pa. Sobre todo, porque las dinámicas y estéticas televisivas gauchas son muy diferentes a las locales.  Ni hablemos de parte del elenco, que se ha vuelto la repetición de la repetidera, ora por la vía del encasillamiento de personajes, ora porque les vemos al aire en otra producción del primetime actual del canal de las tres letras: Para el primer caso, veo que Diana Ángel es una teja Ajover, ha representado papeles de colegiala, desde Sin límites de Caracol, circa 1998; y de ahí en Francisco el Matemático (1999-2004). Y en el segundo caso, están la mismísima protagonista Kathy Sáenz, Diana Neira (que salen en la ininteligible Amo de casa), Jorge Enrique Abello (aunque, en honor a la verdad, hace días que no sale en PDNT, y cuando lo hacía, era solo una o como mucho dos veces a la semana)  o Carlos Vesga (quien actúa en Allá te espero).

En las promos, y luego en el episodio inicial, veo evidentes anacronismos entre géneros musicales, pues si supuestamente se gradúan en 1993 ¿porqué pasar canciones como ‘Mal bicho’ de Los Fabulosos Cadillacs, que es del disco Rey Azúcar (1995)? Es más, uno en Colombia dejó de usar copetes Alf desde las épocas del racionamiento de 1992. Además ‘Cuando seas grande’ de Miguel Mateos no es de los noventas, es de 1986.

No sentí muy creíble la familia de Andy, parecían sacados de Amo de casa. Y menos la vida de playboy de vereda del personaje de Santiago Moure, con doméstica regañona (Dora Cadavid) incluida. Sobre todo con lo sexy que puede llegar a ser Moure para vivir metiendo mujeres a diestra y siniestra en su casa. Tampoco lo caricaturesco que puede llegar a ser los personajes de Luis Eduardo Arango y Álvaro Bayona como ejecutivos de una empresa de comida para perros

Lo feo de Los graduados

Entiendo que se ha querido ser fiel a la telenovela original argentina, donde los actores principales se representan como los graduados de bachilleres en los ochentas y luego como los adultos del presente, pero, tristemente, todo debo decirlo, en ello la genética ayudó mas a los del Río de la Plata que a los del Río Magdalena. De otra parte, en serio, ¿quien le dijo esa mentira a Zharick León de que tenía talento? Si acaso para hacer felaciones, ¿cierto Consuelito? Y si bien su personaje de “gorda” se ve igual o peor de ridículo que la versión argentina, no creo que ella haya sido la actriz apropiada. Y tal vez, ni la caracterización apropiada. Me gustó más la de Liliana González en la malograda Valentino el Argentino.

Una de las escenas más bochornosas del primer episodio fue ver a Jorge Enrique Abello pretendiendo bailar Footloose. Parecía como el tío borracho que algunos tienen en sus familias que cuando se emborracha en las fiestas familiares  hace espectáculos

Por cierto, ver a las presentadoras de RCN vestidas como los ochentas para promocionar la novela parece un fashion faux pas orquestado desde las huestes del canal del molusco ¿acaso por la que ve atardeceres en Vogota- sic- como venganza?

Interrogantes sobre Los graduados

¿Podrán conquistar al público con una historia ochentera, pero demasiado urbana para un país como Colombia, que aun era muy parroquiano y provincial en esas épocas? ¿Kathy Sáenz es acaso la actriz apropiada para protagonizar  una “comedia”? ¿Qué tan válido es que se haya sido fiel a la versión argentina, dejando a los actores protagonistas serlo de jóvenes  y de adultos? ¿Hasta cuándo seguirá el irrespeto de RCN al televidente, con su política de trastear telenovelas cuando las mismas sucumben en el rating? ¿Hasta cuando Johanna Bahamón hará papeles de streetwalker? ¿Los canales podrán entender que musicalizar una novela no es embutir con calzador temas a diestra y siniestra, cual episodio deMusidramas? ¿Esta gente se graduó de Provida? ¿Para qué Sergio Osorio se representó a sí mismo en su cameo? ¿Luis Fernando Hoyos es el César Millán de la ficción?

Pronóstico

Difícil tarea tienen en RCN de rescatar un horario de las 8 p.m. que ha visto pasar por él, con más pena que gloria, a vuelo de pájaro, productos tan disímiles como  A mano limpia 2, la mismísima Allá te esperoAmo de casa, Colombia tiene talento, PDNT o El día de la suerte.

Dicen en algunos medios que “las historias bonitas atraen rating” (no sé qué le ven de “bonito” al malditosainete de las pelucas de La Floresta), pero ¿será que para competir de tú a tú con el sainete de las pelucas, tenemos que mostrar más pelucas, como las de Santiago Moure y Jorge Enrique Abello en el primer episodio? Si la respuesta va a ser positiva, entonces declaremos que la gran protagonista del 2013, en ambos canales, es la peluca.

Hay un revoltijo de épocas que parece que la novela no se toma en serio a sí misma, y eso es un peligro.

Puede que sea más agradable ver esto que la guisada de El día de la suerte, pero tampoco exageremos, aun con un rival más débil en el papel como el Festival internacional del humor, pues es evidente que lanzaron tan apresuradamente esta novela, por temor a la edulcorada y ñoña La Voz Colombia T2

Fuentes:

http://www.eltiempo.com/entretenimiento/tv/ARTICULO-WEB-NEW_NOTA_INTERIOR-13064774.html