Las correrías de Miss mundo internacional

mis mundoLos musulmanes  lograron lo que muchos alguna vez hemos querido hacer con los ‘sopotocientos’ reinados de pacotilla que hay en nuestro País: sabotearse un concurso de belleza, y no cualquiera sino Miss mundo, el segundo más importante a nivel internacional, haciéndolo moverse de un lado a otro e incluso cambiar algunas de las presentaciones de las candidatas de los diferentes países que participan.

Indonesia fue el país elegido para celebrar tan magno evento. Al iniciar la competencia, el 8 de septiembre, los orientales comenzaron una serie de protestas y manifestaciones para denunciar esas ‘porquerías’ y la ‘pornografía’, además de quemar retratos de los organizadores, obligando a cambiar la sede de la coronación una y otra vez: inicialmente era en Yakarta, pero luego se decidió que no se haría ahí sino en Bali porque la situación estaba bastante complicada.

Pues bien, ahora con la cabeza más fría, han decidido nuevamente que coronarán a la nueva Miss mundo en la primera ciudad prevista para tal acto, es decir Yakarta, pues según, ya tenían todo organizado y cuadrado para que fuese en ese lugar y sería técnicamente imposible, según ellos mover las cosas a última hora.

Pero esos no son todos los cambios. Con el fin de no ir tan en contra del pensamiento musulmán, ninguna de las 131 candidatas (entre ellas la colombiana Daniela Ocoro) se presentara en traje de baño sino en vestido tradicional que es el Sarong indonesio.

Creo que en Colombia podríamos hacer algo similar en contra de los reinados del mango, el flamengo, el arroz, el burro, el algodón y sus derivados, que ‘más que culto a la belleza’ se convierte en pasarelas de prepagos y books para traquetos, ladrones de cuello blanco y empresarios depravados quienes buscan diversión siliconada; y de paso evitaríamos que cuanta muchachita sin talento llegue a nuestros televisores siendo disque presentadora, actriz y demás, sólo porque está recomendada por, operada por, etc.