Vea el video de Laura Acuña y Reykon

laura-acuna_reykonTras regalarnos un Making of ahora tenemos, finalmente, el producto terminado: un video de Reykon con la actuación estelar de —¿quién más?— la mismísima Laura Acuña, presentadora de Muy buenos dias. La producción perpetua la curiosa costumbre colombiana de poner presentadoras de noticias del mundo del entretenimiento a protagonizar videos musicales de canciones de ‘media petaca’. Ojo, escribo esto sin haber oido el Tuturuwá de Reykon.

Digo curiosa porque los 5, 10 ó 15 millones de pesos que cobre la modelo dificilmente se ven compensados en un aumento en ventas del sencillo en iTunes y mucho menos de ventas del CD en almacenes de discos, o discotiendas como dicen por ahí. Ese dinero, por supuesto, tampoco compensa la falta de calidad musical. ¿Alguien recuerda de qué canción era el video de Carolina Cruz para Lucas Arnau? Yo tampoco.

Lo cual demuestra que el dinero invertido por el artista y/o la disquera en estas supermodelos chibchas va directamente a la basura pues un número alto de reproducciones en Youtube no equivale a éxito comercial.

Harían mejor los productores de estos segmentos en contratar una modelito cualquiera que cobre cualquier cosita. Artistas colombianos por favor entiendan esto: si la canción es buena, la modelo es lo de menos. Es más, si la canción es buena, el video no tiene que hacer uso de una modelo.

En el caso Reykon-Laura Acuña, la historia no puede ser mas cliché:

Todo comienza con las inocentes miradas de dos niños que sin saberlo dan pie al nacimiento de un amor a primera vista. Así inicia el video de “TUTURUWA”, y esos pequeños son Reykon y la modelo y presentadora colombiana Laura Acuña. […] Este vídeo muestra lugares paradisiacos de Brasil en especial de Rio de Janeiro; playas, calles, escenarios perfectos para evidenciar el colorido y ritmo que vive una ciudad de carnaval como cualquier otra en el mundo. Tomas aéreas que revelan el imponente Rio de Janeiro, el mítico estadio de Maracaná; barrios que muestran el arte callejero en sus paredes y mucho más en “TUTURUWA”.