Una sopa rancia: lo bueno, lo malo y lo feo de La sopa Colombia (con Laura Acuña)

sopa-colombia-rianoPocas veces la televisión por suscripción es objeto de cubrimiento, o más concretamente de un análisis de Lo bueno, lo malo y lo feo. Pero en este caso, el lanzamiento en E! Entertainment Televisión Latino de La sopa Colombia, versión local de su magazín The Soup, amerita que pase al tablero para ver qué ingredientes tiene y saber si es un caldo jugoso… o una sopa boba

Lo bueno de La sopa

Contar con un espacio de crítica televisiva de la tenebrosa televisión chibchombiana, ausente de nuestras pantallas desde la cancelación de El siguiente programa, nos viene como agua de mayo, siempre y cuando se sepa ejecutar bien. Si algo es denominación de origen de la franquicia Talk Soup/The Soup es el ingenio y evidente humor negro en los libretos para darle un punto de vista divertido a los programas más representativos de la televisión gringa, en un espectro tan amplio que va desde los noticieros matutinos, talk shows como los de Oprah, Martha Stewart, reality shows de toda laya -incluidos los del mismo E!- y hasta telenovelas latinas. Pero hasta ahí, la idea es buena en el papel, la ejecución fue otro cantar.

Les reconocemos la variedad de fuentes del primer programa (Cana Capital, CityTV, Teleantioquia, Telecaribe, Señal Colombia)

Lo malo de La sopa

Irónicamente, haberlo programado después de The Soup Investigates, un formato derivado del original, resaltó mas los defectos que las virtudes de la versión colombiana.

El presentador dio muchas vueltas hasta para criticar programas fácilmente cuestionables como La selecc10n, Tu voz estereo, La prepago; Olores y sabores con Mapi Abello – bochornoso de Telecaribe- y Colombia tiene talento. La diagramación visual estuvo bastante pobre.

Las escenas elegidas fueron en su mayoría tan flojas, que ni las risas pregrabadas o los comentarios libreteados y predecibles divirtieron, tanto como los acentos forzados y gritados como comiendo permanentemente chicle y hasta medio gays de Riaño o secciones como No-velas, Gente bien de Tierra Caliente, TV que casi nadie ve, No te lo puedo creer, Programas de E! o Caldo de Costilla que tienen mucho que desearles a sus homólogas gringas (en especial la última, versión barata del Chat Stew). Ni el clip de la semana, sacado de Muy buenos días salvó la patria.

Es más, criticar Diosa coronada, que se acabó hace tantas semanas, demuestra lo desfasado del programa. Hubo imperdonables errores en los créditos de los programas, como decir que La prepago es de Caracol. Tampoco me pareció acertado criticar programas extranjeros en la televisión colombiana; se vieron fuera de contexto.

Lo feo de La Sopa

Alejandro Riaño. Todos sabemos que este pelmazo no da para más; su nivel de “humor” es simple, de cafetín de Universidad gomela, de cuentero noventero que no ha sabido evolucionar de ahí, que no le llega ni a la planta del pié al de Greg Kinnear, John Henson, Hal Sparks, Aisha Tyler o el actual Joel McHale. Es más, mas carcajadas me producen cualquier programa barato del canal Uno o el mismo Telepais que el señor Riaño, a quien en las promos vimos vestido como un clon barato de Jorge Duque Linares, y hasta el señor de Actitud positiva me despierta más risas. Bueno, en E! tuvieron a la pasiva y mediocre de John Paul Ospina, más bajo que eso es difícil caer… aunque Riaño puede demostrar que sí es posible. Tener de invitada a LAura Acuña queriendo robar pantalla -y con mención comercial incluida- fue la cereza de este mal postre, o mejor, la yuca que se tiró esta sopa.

Lo interesante de La Sopa

¿Podrán nuestros canales nacionales – incluido el Uno o hasta el Institucional- soportar el nivel de crítica mordaz que debe ser inherente a este formato? Lo dudo mucho, si tomamos como antecedentes del amplio sentido de autocrítica de los de La Floresta o los de las América con episodios como la sistemática denuncia de videos de Youtube como el de la famosa frase “And the music” de Carolina Cruz, la exasperación de Luis Carlos Vélez sobre quien era Diosdado Cabello al aire en Noticias Caracol durante unas elecciones en Venezuela o el saludo a la bandera que se han vuelto los defensores del televidente de los canales privados. Tela para cortar hay, pero temo que, más adelante, suceda lo mismo que pasó en España con un programa mas o menos similar, como lo fue Sé lo que hicisteis… de LaSexta frente a contenidos de Telecinco, Cuatro, Telemadrid y Antena 31.

Pronóstico de La sopa

A diferencia de otros formatos que han pasado por este análisis durante 2013, las mecánicas de la Tv por suscripción son distintas, pues si bien la idea es que logre aceptación en el público, no trasnocha a los de E! Latino si lidera o no las tablas de rating contra programas que, eventualmente, podría llegar a diseccionar, como los concursos o realities actuales (Colombia tiene Talento, Desafío África), los culebrones de ambos canales (Amo de Casa, Cinco viudas sueltas, etc).

Aunque haya mucha penetración de la tv por suscripción en Colombia, es poco probable que la gente deje de ver Caracol o RCN por fidelizarse con un programa de humor en un horario tan inusual como el de los lunes, en medio de una amplia oferta de diversos formatos de los distintos cableoperadores. Yo a este programa le doy cero sobre diez (0/10).

Qué cosa tan mala de un canal que hace rato anda en malos pasos (desde el reality de las Kardashians, van de mal en peor). De no ser por el show original, las repeticiones de Project Runway, THS y por la incombustible Joan Rivers, hace rato prescindiría de este canal en mis búsquedas televisivas