Roja directa: lo bueno, lo malo y lo feo de La selección, la serie

seleccion, la serie caracol

Tras el anodino final de Diosa coronada, que pasó con muchísima pena y muy poca gloria, pasa La selección al análisis de “Lo bueno, lo malo y lo feo”. ¿Londrinazo o gol de Freddy Rincón contra Alemania en Italia 90? A continuación el marcador:

Lo bueno de La selección

Se les abona el material audiovisual tomado de los archivos del Gol Caracol, que no hizo mucha justicia con las escenas siguientes de los jugadores supuestamente saliendo del hotel en Buenos Aires, las cuales, si se filmaron en la capital gaucha, que lo dudo, ni se notó; a diferencia de las ciudades de los cuatro jugadores principales. El tema del cabezote medio salva la patria. Se les abona que es algo diferente a las traqueto/prepagonovelas recientes. Y que, por ahora, no salen ni Christian Tappan, Karroll Márquez o Alejandro Palacios, los sempiternos de Caracol. Les abono también la escena de celos de la mujer del Pibe con la venerable ancianita periodista (¿acaso es Berthica de Carbonell?) como la única escena medio graciosa.

Lo malo de La selección

Seamos sinceros: el 5-0 en el Monumental de River fue el peor espejismo para el fútbol colombiano. Hacerle una seudobionovela con 90% ficción dramática sobre y subactuada y 10 % de carreta física fuera de contexto, cuando lo mas “grande” que ha logrado el seleccionado tricolor es si acaso ganar una Copa América bastante desteñida (y fuera de la línea temporal de la serie), es vivir de un recuerdo bastante vano, vanagloriarnos de lo que, a la postre, fue un fracaso. Ni Argentina, Uruguay, España o Brasil, países que han ganado al menos una Copa Mundo se atreverían a hacer semejante oso. ¿Por qué no le hicieron una novela a la medallista olímpica María Isabel Urrutia?

De pena ajena me parecieron las escenas de Higuita en la cárcel. El afro de Ramsés Ramos haciendo de Maturana (está muy Kool and The Gang, y casi que se me hacía algo gay su representación, porque habla aun más basura que el original). Los flashbacks de las infancias de los cuatro protagónicos, con ese aroma a docudrama barato (estilo Unidad investigativa), y casi tan eternos como un partido de Supercampeones, donde recuerdan hasta cuando les salieron los dientes de leche. Y ni hablemos de los “nombres cambiados” de los equipos: Atlético Verdolaga, Expreso Rojo…

Lo feo de La selección

Volvimos a las andadas. Seré feroz crítico de esa política de programación estilo conductor de buseta y su “Córranse, que atrás hay puerta de salida”. Obviamente, un programa como este no podría reemplazar, por contenido y horario, a la irrelevante Diosa coronada, pero yo voy aun mas lejos: ¿valía la pena tener esta producción al aire? El próximo partido de la Selección de mayores es por allá en septiembre, hay ya muchos productos (malos, por cierto) al aire pendientes de acabarse, y no hay ningún torneo relevante en lo futbolístico que atraiga de aquí a mediados del otro año.

Una enorme pifiada histórica fue la de la camiseta que tenía Higuita en la cárcel que, si mi memoria no me falla, era de finales de los noventas. Y ni hablar del acento del Pibe, que no sonaba costeño para nada. Iba y venía. Igualmente, tanto flashback llegaba a marear, y más con la excesiva musicalización a cada personaje, mismo defecto que vimos en Cinco viudas sueltas, que ya parecía Musidramas. Hasta eran mejores las parodias noventeras de Sábados felices.

Otro lunar es el elenco: por un lado, una partida de chisgarabises muy conocidos por sus casas, que más parecen disfrazados (por el enemigo) que caracterizados, en los “papeles principales” de este De pies a cabeza versión Oldies en efecto licuadora con La sucursal del cielo. Pero aun hay más: ¿Jeimy Paola Vargas, Carmenza Gómez y Ramsés Ramos en este elenco?

Terminarán parcialmente compitiendo contra ellos mismos, ya que también salen en Allá te espero (el efecto ‘yo con yo’). Es más, en el caso de Vargas, siento su personaje casi calcado de Adela Martelo en El Joe, la leyenda. Tampoco me puedo tomar en serio una producción con Omar Murillo en su elenco, sobre todo porque él como presunto menor de edad no pega ni con Gota Mágica.

El resto de escenas fueron dignas de dramatizado noventero de Uniautónoma TV (y eso nunca será un halago), sobre todo aquella donde salió Magnolia (Tatiana Arango, a.k.a. Brutatiana)

Lo interesante de La selección

Que la estrenen justo el día en que una Selección sub 20 es eliminada en la tanda de penaltis de un torneo internacional es un golpe bajo del destino para el estreno de esta noche. ¿Y en serio no van a hablar de los “polémicos empresarios” que financiaron a los equipos colombianos entre los ochentas y noventas?.

Pronóstico sobre La selección

Cosas mucho peores han logrado liderar en el prime time, por arrastre, por el afán de la novedad, por la afición al futbol o yo que sé, en el día de su debut. Pero esta serie no me engancha en lo más mínimo; es tan plana y soporífera que rogaba a gritos que el episodio se acabara desde antes de la mitad, y eso aplica así la produjera la BBC, la RAI, France3 o la RTL.

Me parece tan hecha a la topa tolondra que si se hunde en el rating o si lidera me da lo mismo. Critique lo que critique, eso no va a llevar o quitar el pan de la mesa de mi casa. Ya contra el habitual y cíclico mal gusto del televidente chibchombiano no puedo hacer mayor cosa. Véanla por desparche, si quiere creer que esta gente es tan “blanca” como la pintan o pintarán. Yo al producto de La Floresta le doy DIEZ PUNTOS NEGATIVOS SOBRE DIEZ (-10/10). Totalmente fuera de lugar y de roja directa.