Desafío África: eliminado Jonathan ‘Pártete Galleta’ Hurtado

Jonathan Hurtado

El viernes tuvimos el vigesimoprimer episodio de un Desafío que incluyó el festival de lágrimas de las celebridades por la partida de Mónica, en especial las de Maria Luisa, mientras que y hay conatos de estrategias entre las celebridades. Por otra parte, los africanos de la Tribu no están de acuerdo con los comportamientos conflictivos al interior del equipo azul y buscan “purificarlos”, mientras los chismes de Pártete Galleta es que ya se consumó el romance entre la Crespa y el tatuador. ¿Vendrá algún retadorcito en camino?. Ah, perdón, eso ya lo hizo Miss Analía el año pasado. Los retadores se fueron de safari y ven un rinoceronte, pero Barney Gómez se queja de un dolor de rodilla, pero el médico estima que no hay inflamación alguna.

La prueba territorial, tras las preguntas pendejas de siempre, tuvo como ingrediente especial que en el equipo azul va un chivo al escenario de la prueba, la cual consistió  en una prueba donde cada integrande del equipo debe ir sobre una plataforma por toda una pista de obstáculos. Una prueba nuuuuuuuunca antes vista en el programa (#sarcasmoOverload). Descansaron Stephanie y Silvia por sorteo. Fue una prueba donde el dolor de Barney Gómez ralentizó a su equipo entero, quienes iban a la zaga, mientras entre naranjas y azules iban en un cerrado cabeza a cabeza, que fue ganado por los sobrevivientes, que ganaron Hotel Safari, las celebridades retornan a la Tribu y los retadores vuelven también al Desierto, pues se dieron por vencidos.

El lunes, en el episodio 22,  Hassam y Fabián ya critican a los integrantes del equipo azul, quienes a su turno le dan sus vainazos a Alejandro, el tatuador de los verdes (aka “Bigote de Brocha”, según Martín); quienes critican la “falta de compromiso” de Barney Gómez.  A los naranjas los reciben con alegría en la Tribu (que debían estar mamados de los azules) y ellos les dieron panela, pero les critican que usen cucharas y les imponen reglas más duras. Pártete Galleta dice que le dedicará un verso a Margarita. Y ya en Hotel Safari, a Daniel se le vuelve a correr el shampoo y les reclama que le dieron “la puñalada trapera”. Sinceramente, este personaje ya peló todo el cobre que podía pelar.

La prueba de capitanes esta vez tuvo como protagonistas a Pártete Galleta, Hassam y Hallem Castillo. Les anunciaron que sería la última vez que se lucharía por un premio millonario. La prueba consistió en recoger unas fichas con números, que deberán colocar en un tablero hasta armar tres ecuaciones en total. Quien primero lo logró fue Hassam.

En el capitulo 23, Fabián Mendoza habla de la “Mamá” de la tribu con mucho cariño ( si, la misma cachifa que tenía Pernía, mientras Pártete galleta llega con sus ínfulas de diva…..de vereda, claro está: entre los azules, el asunto era la “donación” de monedas a Castillo, con show de Daniel de por medio; y luego los llevaron a un mercado artesanal; mientras en la tribu, en celebración por el triunfo de Hassam, le piden que sacrifique el chivo ( Cualquier parecido con Mundos Opuestos… pura coincidencia). Y en medio de la noche para los sobrevivientes, escenas de terror por cortesía de….siguen signos de interrogación.  A Barney Gómez le pusieron una inyección en la nalga…no, no es Pordetrasin ni Vergaminol. Silvia habla de sus pesadillas con Daniel y Fabián Mendoza y Hassam siguen parodiando a Manuel Teodoro.

La prueba de salvación consistió en llevar una máscara del color del equipo, pasar dos obstáculos, colocarla sobre una plataforma, otro jugador la llevara en un soporte por otro por toda una plataforma y luego otra pareja la llevara hasta el punto de llegada. El primer equipo que tenga 10 mascaras en contra sale del juego. Descansaron Fabián y Carolina, y los sobrevivientes fueron los primeros en quedar fuera de la competencia. Ganaron las Celebridades por el eterno principio del tercero excluido.

En el día 24, Jonathan critica el triunfo de las celebridades, con varillazos al hablador de paja de Jaime; mientras los azules le dan palo a la política del juego de los retadores, manejada principalmente por Alejandro y su eje del mal. Amo las polémicas hechas por Pártete Galleta, con ese aroma a verdulera barata, con reminiscencia a una argentina muy querida por las huestes del canal rival. Te queremos, Analía, te queremos. A las mujeres de las celebridades les piden “atender a los hombres” y a los hombres les ponen a volear pala. Luego, se habla entre los azules sobre quien negó haberse tirado un pedo.

Y antes de la prueba, las “profundas” reflexiones de los equipos, como esa de Alejandro diciendo que Pártete Galleta no cuenta como concursante, o la estupidísima canción de los retadores, tan outdated. La prueba consistió en atravesar diferentes túneles, uno de ellos con un arbusto de espinas, tomar una cuerda que deben pasar por todas las poleas y así subir el pendón del equipo. Descansaron Fabián y Silvia, pero las discusiones en ambos equipos (Crespa Vs. Barney  y Daniel Vs. Castillo) estuvieron a la orden del día. Derrota casi cantada del equipo verde desde el vamos.

En el día 25, la prueba individual de los verdes demostraría las roscas al interior de este equipo (seguro así lo pedía Chafacol): Uno de los 5 lanzaría desde una catapulta unos balones, que deberían ser atrapados por uno de los jugadores para darle puntos negativos que eliminarían a sus contrincantes. Ganó Alejandro, pero él y sus esbirros se llevaron las dulces palabrotas de Pártete Galleta, quien les fue deseando que Martín se los CULEARA en la Fusión. Coadyuvo la petición. Sin él, el Desafío se vuelve tan aburrido, tan anodino…

Las celebridades decidieron rescatar a  Cindy (lo siento, fue una pésima elección), en el que Margarita Rosa anuncia que es el  “último juicio”, donde eso parecía un cara a cara estilo Shirly Gómez vs. Sara Corrales, salvo por la habladera de paja de Jaime (ay, por favor, cállenlo); los votos fueron así:

Jonathan: 2

Cindy: 2

Julián: 1

Así las cosas, se nos fue Pártete Galleta, diciéndole las verdades en la cara a la partida de mediocres coequiperos suyos. Ay, aquí si se nota que hace falta Analía. Por cierto, Margarita Rosa De Francisco, ese vestido para el juicio parecía elegido por el peor enemigo tuyo…