La prepago: lo bueno, lo malo y lo feo

Lilo De La Vega

Tras el final de la polémica producción Tres Caínes, que se fue liderando las mediciones de rating en la noche de ayer, RCN saca una de las tantas producciones con las que “haría historia” en 2013: La prepago. Y es hora de que sus servicios sexuales coticen en el ya habitual análisis de “Lo Bueno, lo malo y lo feo”

Lo bueno de La prepago

Veo que ya están entendiendo los de Las Américas que la regla general debe ser que el programa que entre a la franja AAA (aunque esta ya casi bordea el late) reemplace al saliente. El horario es el apropiado. Aunque en principio cuesta algo creer  que ella sea buena alumna de día y sexoservidora de lujo de noche, no es tan lejano de la realidad de más de una universidad capitalina… o de provincia.

Lo malo de La prepago

Lilo de la Vega no me convence como actriz protagónica debutante. No es tan “mamacita” para decir que tiene el perfil de femme fatale (o fufa fatale, como diría uno de nuestros lectores) para esta historia. Sus escenas cambiándose de ropa en pleno taxi o la de seducir al senador Valencia (Javier DelGuidice) fueron subactuadas, tanto como la de su novio llamándola desde la discoteca.

Del resto, es casi un déjà vu de Sin tetas no hay paraíso, que el canal rival transmitió hace ya casi siete años, solo que esta no aspira a tener un par de tetas grandes ni vive en Pereira. ¿Natalia Duran – Carolina- es “La Diabla”? ¿Julián Román es “Pelambre”? ¿Todas las prepagos son “comunicadoras sociales”? Déjenme decirles que la entrevista que ella hizo parecía digna de Tatiana Ariza, y eso no es un halago. La escena del levantamiento del cadáver fue también bastante lamentable. ¿Acaso el senador murió parolo o follaba bareback? Y no faltaba la escena cliché de la protagonista en la ducha como diciendo “Oh, me siento sucia”. Y el top del cliché, el cabezote.

Lo feo de La prepago

La crítica más obvia recae nuevamente en su elenco: ¿otra vez Andrés Sandoval? ¿Otra Vez Natalia Durán? (¿Quién le diría a esa señora esa mentira de que tiene talento?) Y peor aún ¿Julián Román por tercera producción consecutiva? (Corazones blindados, Tres Caínes y ésta).  Ya se volvió el equivalente rcnista de Christian Tappan. Y es que ya parecemos un circo pobre en materia de elencos, considerando además otros actores que salen en producciones al aire en el canal como el caso de Diego León Hoyos (presente en Allá te espero).

Natalia Ramírez, aunque hayan pasado casi 14 años, parece anquilosada en su papel de gente que te ve con mirada de bacteriólogo que tenía desde Yo soy Betty, la fea. Y no hago sangres con Katherine Mujer de Lot Porto, para lo mucho que hizo o dijo en este primer episodio, pero esa escena de Luis Eduardo Arango golpeando al personaje de Natalia Durán y luego hasta lavándole la cara no merece comentarios.

La muerte del senador Valencia se notó forzada y muy mal actuada por ambos personajes (y se veía venir al revolver alcohol con sildenafil… investiguen señores). Ni hablemos de la huida de Andrea por las escaleras: ¿bajó del octavo al primer piso así de rápido? ¿Cómo te decimos, Correcaminos? Ah, y tan sutil su plan de escape cambiándose de ropa. Muy oportuno… ni a Jack Bauer se le habría ocurrido.

Ah, y esos Blackberry Pearl son tan 2008. Andrea en lugar de huir como se lo recomienda Carolina, se pone a llamar a su enrumbado novio, a quien luego pilla besándose con su ex. Muy lógico todo, parecía libreto digno de Telecaribe.

Lo interesante de La prepago

Que un canal de cuyas presentadoras siempre ha habido algo más que la sospecha de que se dedican a estas labores, decidan hacer una novela con este título altisonante, cuando, meses atrás, cambió el nombre Malparida por Traicionera, demuestra una de dos: mucho interés por llamar la atención (y el rating) o poca vergüenza para arrimarse a la candela de las más crueles críticas, con semejante rabo de paja institucional. Ya entrados en gastos, llamarla La prostituta es casi lo mismo.

¿Ahora nos van a vender la idea de que las prepagos de este país solo hacen lo que hacen por necesidad (en este caso, que un banco no rematara la casa familiar)? Si tan cansada está de su “doble vida”, no lo parece en lo más mínimo. De todo ello ser así, no se harán esperar las (para mi muy pendejas y doblemoralistas) protestas en contra de los patrocinios comerciales de esta producción, como las que tuvo su antecesora. De otro lado ¿Universidad de Los Alpes? ¿Estará vinculada a una con nombre de otra cordillera? Ah, y no sabía que en el Hotel Tequendama dejaran entrar escorts.

Pronóstico de La prepago

Podrá liderar temporalmente, gracias a lo llamativo del título. Pero a Canal RCN le ha costado sostener un liderato, gracias a muchas de sus pésimas políticas de programación (cofCofColombiaTieneTalentocofcof). Yo a esta producción le doy cero puntos. Por cierto, ¿cuando sale la escena de la protagonista haciendo diabluras en Pasto, que luego dirá que son un montaje; o viendo atardeceres en Vogota -sic-; haciendo pegas en peluquerías, inspirando lástima en un reality con camisetas negras con su nombre o preguntándole a un damnificado de un terremoto cómo se sentía caminando sobre los cadáveres de sus familiares? A las que les caiga el guante…