Desafío África: eliminada Elizabeth Loaiza de Retadores

Elizabeth Loaiza

En el segundo ciclo de Desafío África, comenzando desde el episodio 6, tras el resumen de la eliminación pasada, es hora de otro Desafío Territorial. Previo a ello, Elizabeth Loaiza se arrepiente de la decisión de voto que tenía, mientras Pártete Galleta dice que lo dejaron con la boca abierta (sin resultados sexuales, por ahora), y ya hay discrepancias entre los verdes por los resultados del voto.

Y es que Pártete Galleta es ya motivo de burla para los azules y hasta entre los verdes. Hallem Castillo nos habla de las “travesuras” de Daniel, sigue la preparación por la lesión de Martín y entre los naranjas,  el tema de conversación es el cumplimiento de las reglas dentro de la Tribu, mientras siguen jugando y tomándose la vida muy folclóricamente…

El Desafío territorial de este ciclo consistió en una pista de 7 estaciones, en cada una de la cual debían pescar unos peces con una caña con un anzuelo en forma de águila y luego colgar los 7 peces en un gancho y luego devolverse todo el equipo hasta el punto de partida. El truco es que cada caña es diferente. Descansaron Martín y María Luisa por lesiones. Los verdes fueron los primeros en tener su caña, pero los azules, mas coordinados como tal, lograron ser los primeros en pescar los tres primeros puntos.  Al final, con amplia ventaja, los sobrevivientes se llevaron Hotel Safari, Celebridades repetirán estadía en La Tribu y los Retadores cayeron de regreso al Desierto, en medio de las discusiones entre la reinita y Pártete Galleta. Por su parte, Gregorio (entre) Pernía y Hallem Castillo se lastimaron sus rodillas.

El séptimo episodio nos trajo la prueba de capitanas, previa a la cual, azules naranjas dan gracias por los resultados de la prueba territorial, los verdes siguen en disputa por los desmayos de Julián, que algunos acusan que se debe a su alcoholismo y por el hecho que Pártete Galleta le dice hipócrita a Jaime. ¿No vimos esto antes de que Elianis mechoneara a Oscar? Y en la Tribu, conflicto bobo por la nariz de payaso de Fabián Mendoza.

Las capitanas elegidas fueron Claudia Moreno (celebridades), Carolina (Sobrevivientes) y la “Crespa” (Cindy) como emisaria de los verdes. La prueba fue usar un aparatoso traje ceremonial de la tribu Bassari, pasando por la enésima prueba de obstáculos para conseguir un escudo y devolverse por la misma pista. La venezolana fue la ganadora de los veinte millones del bote de este juego.

En el octavo programa, Fabián Mendoza discute con uno de los de la Tribu, que le pide probar su hombría subiendo a un baobab, lo cual no hizo y por eso  lo castigaron; luego llegaron las tres capitanas a sus equipos. Se dice que entre Cindy y Alejandro de los retadores hay química (esperamos pronto resultados sexuales, así Pártete Galleta les tenga desconfianza) y entre los sobrevivientes hay ambiente de fiesta africana.

La prueba de salvación es otra trillada competencia de relevos por otra pista de obstáculos para los seis integrantes de equipos. Por sorteo, descansaron Fabián de Sobrevivientes y Juan David por Celebridades. Aunque Pernía logró avanzar primero, se maltrató aun más el cuerpo (o lo fingía muy bien). Pártete Galleta fue el ancla de su equipo, al ser pésima en el equilibrio, mientras  que ya se veía el retorno de los azules, que se ralentizó gracias a Silvia, pero, con todo, mantuvieron su racha ganadora.

El noveno episodio mostró a Sobrevivientes haciendo cuentas sobre a quién proteger, las lesiones entre las celebridades  y los conflictos entre los retadores. La prueba entre verdes y naranjas es usar una honda que lanzará balones entre los integrantes del equipo. Quien primero completara 10 balones ganaría. Descansó por celebridades Gregorio (entre) Pernía.

El juego rudo entre las mujeres de ambos equipos no se hizo esperar, sobre todo de parte de las dos retadoras, que tenían pésima puntería a la hora de lanzar el relevo. Por un aplastante marcador, las celebridades aseguraron un ciclo mas su permanencia intactos, lo que acentúa la crisis entre los verdes, por lo que Pártete Galleta está “anonadado”… sin comentarios.

Por otra parte, en el apartado “reflexiones profundas”, Silvia Becerra dice que este año quiere ser mas aguerrida, arriesgarse más en las pruebas. Y en noticias sin importancia, a los Retadores se les atravesó un rinoceronte en el camino al desierto, los Retadores vieron un jabalí y un avestruz y Celebridades siguen disfrutando en su tribu, donde las mujeres están muy “cariñosas”. En lo que sí nos importa, ya Daniel está deschavetándose otra vez…

En el décimo programa, con una Margarita Rosa vestida como una guaricha, a los verdes les corresponde el turno del trueque en el desierto, y el objeto negociado fue el perfume de Pártete Galleta, a cambio de unas frutas, entre ellas un banano que debió disfrutar como nunca… mientras a Celebridades les toca aprender el idioma tribal para que, igual, los regañen. Entre Sobrevivientes, el tema es el famoso pasamontañas de Daniel, y si este manteco les gritó o no les gritó, lo que ya genera desconfianza entre sus coequiperos.

El reto individual entre los verdes es llevar las fichas de una torre por otra pista de obstáculos, que deberán llevar con unas pinzas en forma de cuello de avestruz… ¡oh, qué novedad! Finalmente, el atractivo Alejandro, el luchador profesional, ganó la prueba, asegurándonos recreo de ojo otra semana más. Y los sobrevivientes definieron lo obvio: defender a Pártete Galleta por estrategia, con una interesante reflexión de Daniel a favor de tan peculiar participante. Reflexión que hizo volar los canutillos y las lentejuelas… ¡ay amiga!

Y las desconfianzas ya se sienten con intensidad entre los verdes, sobre todo con Elizabeth Loaiza, quien ya asume que Cindy (la crespa) y Alejandro votarían en bloque. Un juicio que parecía una pelea de comadres, pero sin la ya ansiada mechoneada…

Así fueron los votos:

Elizabeth Loaiza 3

Jonathan 2

Cindy 1

Y si, esta vez si se cumplió lo que dijo doña Gracientala, se va eliminada la reinita de vereda de Elizabeth Loaiza, que no supo jugarse bien sus cartas, quedando los verdes con solo cinco participantes, y una sola mujer… con vagina de fábrica. ¿En serio aquí no ha metido mano Miss Analía?