Las diez razones para no ver Colombia tiene talento [Estreno]

jurado-colombia-tiene-talento-t2

Y como nuestra predecible televisión colombiana es así, ante el ya anunciado estreno de Desafío África en Caracol, RCN contraataca, aun reinando en los índices de audiencia, con el estreno de la segunda temporada de su concurso (que no reality show, como erróneamente se considerabaColombia tiene talento, pero, así como se le cuestionará a Caracol, por los lados de Las Américas también llueven argumentos para optar por otros canales o actividades en su época de transmisión.

1. La contradicción del título

Colombia tiene talento… sí, claro. ¿Cuál era el talento de Danna Sultana? ¿El de Marisol? ¿Es creíble esto en un canal donde en otros concursos de supuesta búsqueda de talento han ganado Francisco, Cristian “Camandulita” Suarez o María Angélica “Miss Cocadas” Salgado? Yo si creo que en este país hay talento… pero bien lento.

2. El efecto “Córranse que atrás hay puerta de salida”

Se entiende que el lunes festivo en que lo estrenen – obviamente para competir con el estreno de La Floresta – te mandarán un episodio de hora y pico o dos horas del programa, pero ya el martes arranca el trasteo de horarios. Aunque la prescindible y excremental Amo de casa es la predecible primera “afectada” – y para lo que a mí me importa-, a medida en que los ratings se muevan a favor o en contra de los del canal de las tres letras rodarán programas y volveremos a lo mismo que criticamos ferozmente en oportunidades anteriores.

3. Alejandra Azcárate

Ya es de amplio conocimiento que a esta señora ni me la mastico ni mucho menos me la trago, que soy su más feroz crítico. Su obsesión con el botón de la X fue enfermiza en la malograda primera temporada, y no promete mejorar en la segunda. Ni hablar de sus pésimos gustos en el vestuario, todo un atentado terrorista hasta para las retinas de José Feliciano.

colombia tiene talento

4. Santiago Rodríguez

Ya desde el análisis que hice el año pasado de este programa, Rodríguez me pareció una pésima selección de presentador, su proceso de “mantequización” del que nos habló una forista ha venido desde Casados con Hijos hasta este programa, pasando por bodrios como También caerás y El Man es Germán. Y ni hablar de sus comentarios tras bambalinas, que no creo que sean mejores que los de la temporada anterior. Neeeeeext!

5. La mala leche de José Gaviria

Como si de por sí ya no fuera suficiente con la señora Azcárate, nos embuten a este señor, claro, comparado con Manolo Cardona (el mismo al que le podía pedir cola y decía que sí), tendrá  mas criterio, pero ya habíamos descansado de él desde la anodina temporada de Factor Xs del 2011. Bueno, lo que se hace para tragar…

6. La poca transparencia del programa

Ya en un post nos hablaba alguien de los favoritismos hacia algunos participantes, los supuestos líos por derechos de autor en perjuicio de algunos actos y ya desde el año pasado supimos el caso de Ivann, a quien “desaparecieron” del listado de finalistas sin mayor explicación. ¿Creen que esto no va a pasar en esta temporada?. El Niño Dios son los padres…

7. El público como “cuarto jurado”

Considerando que el público objetivo promedio de un programita de medio pelo como Colombia tiene talento son amas de casa frígidas como la esposa de Gerlein, desempleados y gente ignorante estilo Cholanda, preparense para la oleada de grasa que elegirá al que mas produzca lástima como el ganador de la temporada pasada.

8. Los actos repetidos o reciclados

Dicen que el que persevera, alcanza, y ya para algunos se volvió profesión ser “participante de concursos/realities”: qué lo digan Carolina Sabino (Desafío 2005, Bailando por un sueño, La pista….) Paola Viera (Protagonistas, Gran Hermano CityTV 2012), el Shakiro de la temporada pasada y se comenta que algún otro ex participante de Yo me llamo también estará este año en la competencia. Y para qué leer un periódico de ayer, decía Héctor Lavoe…

9. La infinita fase previa

Si algo hizo que el rating de este programa bajara fue que la fase de preselección se hizo insufriblemente larga, y donde pasaban actos que realmente eran bastante flojos, y luego, cuando bajaron aun mas, en Las Américas decidieron terminarlo a las carreras.  Bueno, si quiere, aprovechen y lean La divina comedia: es igual de larga y medio cansona, pero aprenden algo más que ver al enésimo saltimbanqui que ha parido esta tierra.

10. El vestuario

Si, no solo es la Azcarate la que viste mal, llegará un momento en que a Gaviria lo vestirán como empleado de funeraria -y la cara que lo acompaña- y a Turbay le darán la versión en otro color del adefesio de turno que se ponga la otra.

Bueno, usted verá qué hace. Yo solo digo y sostengo que, salvo Allá te espero, no hay nada importante ni inteligente que ver en el horario AAA, y que esto va pa’ largo…

Los puntos de vista y opiniones expresados en este escrito son los de su autor y no necesariamente reflejan los de LaFiscalia.com, sus colaboradores, propietarios y anunciantes.