El cielo vomitó lentejuelas en los Premios TV y Novelas 2013 [Fotos]

Carolina López

Por @derenthc. Sí bien es cierto que los escotes limitantes de la vulgaridad han ido quedando atrás (por fín…), aún queda bastante camino por recorrer para poder saborear el glamour hollywoodense que siempre se quiere imitar.

En materia de colores el azul rey y el fucsia, gracias a la idiosincrasia colombiana que gira en torno a los reinados de belleza, recuerdan a los vestidos de alquiler de quinceañeras. Definitivamente son colores que deberían quedar guardados una larga temporada y volver a salir cuando no exista más el pensamiento de que “realzan” la belleza de la mujer latina.

Hablando de siluetas, en un repertorio noventero, a parte de las hombreras tipo Locomía, los cortes “cut-outs” también están en letargo. ¿Cuál es la intención de mezclar un corte en el cuello con drapeado en la cintura más hebilla sobre el drapeado? Y encima, que la tela del vestido tenga un alto contenido en stretch(?). Felicidades, qué originales son los diseñadores que proponen cortes asimétricos.

Un punto positivo para las damas que se atrevieron a llevar vestidos sin brillo e incluyeron el paño de lana en sus atuendos. ¿No han tenido suficientes celebraciones de graduación y matrimonios de primas terceras, como para seguir vistiendo con satén de poliéster?

Si supuestamente los premios TV & Novelas reconocen el trabajo y profesionalismo de los actores nacionales, y es por ello que se celebra en una alfombra roja, ¿Por qué habían vestidos extra cortos? ¿La celebración post-gala iba a ser una farra aguardientera?

El cielo vomitó lentejuelas. Doradas, plateadas, negras y rosadas. Algunas en el mismo vestido con el corte del pecho a punto de estallar y aberturas en la espalda donde con un milímetro menos se hubiese visto el apellido de las actrices. Aprobado para aquellas que lucieron femeninas sin necesidad de mostrar, con bordados sutiles y colores pasteles.

Generalmente no suele haber mucho por mencionar sobre los atuendos de los caballeros, sin embargo, esta vez, hay de dónde “opinar”. No importa de qué género musical sean los grupos, todos van vestidos de blanco o a conjunto; como uniforme de colegio. Al estilo guayabera para matrimonio de élite en Cartagena, unos solamente con la camisa, el blazer lo dejan en casa porque son chicos rebeldes.

Los pantalones en otro color siempre y cuando el traje sea negro, son un acierto. Pulgar arriba por unos de color rojo que desfilaban por ahí.

¿Es literariamente correcto escribir onomatopeyas para describir sorpresa o impacto? Ehm… ¿el pequinés por qué iba sin traje? Ya que se atreven a llevar al perro de bolsillo a una ceremonia de premiación, vístanlo. ¿No? Paris Hilton le compra vestidos de lentejuelas también a su chiguagua.

@derenthc es un columnista invitado.

[Imágenes utilizadas con autorización de Terra]