Gustavo Bolívar se defendió de críticas por Tres Caines

gustavo bolivarAnte la avalancha de críticas por Tres Caines de parte de personas quienes de una u otra forma se han visto afectados por la serie o, en su momento, por los hermanos Castaño, el libretista de la producción colombiana estimó necesario publicaruna carta abierta en respuesta a los señalamientos y quejas de estos grupos.

Especificamente las críticas a los Caines se dividen en tres (¿vieron lo que hice ahí?) grupos: las que lo acusan de causar una mala imagen del país, las que acusan de estigmatizar a la universidad publica y los que se preguntan por qué la televisión privilegia este tipo de temas.

En su extensa misiva, Gustavo Bolívar responde punto por punto y en detalle a cada una de esas críticas. Lo que no responde es por qué la serie se toma tantas licencias creativas teniendo en cuenta que RCN la promociona Tres Caines como “historia real”.

Tal vez el párrafo más contundente de la defensa de Bolívar es el que se pregunta si él y otros libretistas colombianos son los causantes de los problemas del país y la mala imagen que estos generan. Veamos:

Muchos creen que la televisión es la causante de la violencia en Colombia. De hecho llegan a la postura simplista de culpar a los escritores de lo que pasa en Colombia y de la mala imagen de nuestro país en el exterior. Según estos expertos y filósofos, no son
 los secuestradores sino Sergio Alvarez con su novela “La lectora” el causante de la mala imagen de Colombia en el exterior. No fueron los marimberos de la época sino Juan Gossain con su novela “La Mala Hierba” el causante de la mala imagen de Colombia en el mundo. No fue Pablo Escobar sino García Márquez y Alonso Salazar con sus obras “Noticia de un Secuestro” y “La Parábola de Pablo”, los causantes de la mala imagen de Colombia en el Exterior. No son los narcotraficantes sino Fernando Vallejo con su obra “La Virgen de los Sicarios” y El suscrito con “Sin tetas no hay Paraíso” los causantes de la mala imagen de Colombia a nivel internacional.

Hasta donde yo sabía, la mala imagen se la dan a los países sus peores hijos. No escritores, guionistas o periodistas. Si en un tiempo Alemania fue estigmatizada y hasta odiada no fue por los historiadores y directores de cine y escritores que convirtieron el Holocausto Judío en libros, películas y seriados de televisión, sino por Adolfo Hitler, el responsable de este genocidio.

Yo estoy de acuerdo con Bolívar. La mala imagen de Colombia se la da su realidad, y es ella la que entre todos debemos cambiar. El mismo argumento aplica para la crítica sobre la supuesta estigmatización de la universidad pública: no es culpa de un dramatizado.

Por último, que si se privilegia en Colombia a los temas violentos no es problema de un libretista. Bolívar hace un trabajo que le fue encomendado por un canal, de manera que esa queja no es con él, más bien con el señor Gabriel Reyes o el del otro canal.

¿Usted de qué lado está en esta discusión?