Jéssica Sanjuan: “no soy una quitamaridos”. En otras noticias, alguien acusa a Jéssica Sanjuan de ser una quitamaridos

Jessica_SanjuanEs como cuando Natalia Paris se decicó a gritar a los cuatro vientos que ella no era prepago. Gracias a su show, con visita a la (otra) Fiscalía incluida, mucha gente se enteró de que había un libro en el que la acusaban de ser una dama de compañía de alto nivel. Claramente un caso en el que alguien actua en contra de sus propios intereses.

Esta situación no es muy diferente: Jéssica Sanjuan, quien a sus 23 ya ha estado casada por lo civil dos veces, está en una gira de medios cuyo objetivo es dejar en claro que ella no es una ‘quitamaridos’. Gracias a su reciente entrevista en Sweet y ahora en elenco, yo tengo la imagen de que Sanjuan, de hecho, sí es una quitamaridos rompehogares. No sé si es la verdad, pero es la imagen que tengo.

Vamos por partes. Si un hombre casado o medianamente comprometido de repente deja a su mujer por otra, evidentemente en esa relación estaba algo mal. Asi, no sería culpa de esa nueva mujer; sería injusto llamarla ‘quitamaridos’ cuando el que tomó la decisión de abandonar a su esposa fue él.

Pero el análisis no puede ser tan simple.

Es fácil: una mujer no se debe meter con un hombre casado. Su actitud debe ser: sepárese y después hablamos. Es decir: coquetear, salir, frecuentar a un hombre casado está mal, incluso si él dice que su relación marital está muy mal. La mujer íntegra debe exigirle al hombre casado que si quiere tener contacto con ella, debe tener oficialmente finalizado, o por lo menos iniciado, su proceso de dicorcio.

Cuando eso suceda, se puede dar comienzo al coqueteo. Antes no.

¿Cómo ocurrieron las cosa en caso de Jéssica Sanjuan?

Según ella

llevaba unos meses de divorciada y empecé a hablar con quien es mi actual pareja por temas de negocios, y a mí me parecía normal. Él tenía un problema en su matrimonio también, estaba en un proceso en el que se iba, volvía… Cuando ellos se separaron y él se fue de la casa empezamos a salir. Aunque se separó, no se divorció legalmente, todavía. Eso está muy reciente y pienso, sin asegurarlo, que a veces en los matrimonios las personas ofendemos, gritamos, echamos, etc… y creemos equivocadamente que el otro siempre va a estar ahí. Cuando al fin uno de los dos se va, el otro piensa que no va a conseguir a nadie mejor, pero cuando te das cuenta de que está con una niña 20 años menor, que no es Miss Universo pero tampoco la más fea, que es actriz, uno se pregunta: ¿qué pasó?

Es decir, el tipo seguía casado cuando empezaron a salir. Mala cosa.

No quiero ser ave de mal aguero pero me parece que Jéssica Sanjuan no puede, no sabe estar sola y, sin que esto sea tomado como un ataque personal, se involucra demasiado rápido, demasiado hondo con los hombres; puede ser un caso similar al de Lina Tejeiro. Además no le ayuda salir a los medios con su historia pues su retórica no es la más convincente, especialmente en televisión. Ella puede ver muy inocentemente su vinculación con su novio, pero es posible que ella sin saberlo sí haya jugado un papel decisivo a la hora de que él decidiera separarse.

Al margen de los sucedido, no es el momento más adecuado para figurar en medios. A Jéssica Sanjuán hay que decirle lo mismo que en su momento se le dijo a otras: ¿por qué no te callas? Tus declaraciones están teniendo el efecto exactamente opuesto al que esperabas.