Lo malo, lo más malo y lo feo de Amo de casa. Calificación: excremental

amo-de-casa-rcn-tarajano-ortegaTras el estreno de Allá te espero, y los tres finales de la semana pasada, RCN le da luz verde a Amo de casa, su nueva “superproducción” cuyos lanzamientos se hacen con los conciertos bien grasientos de Vamos por ti Colombia., y por ello entra directamente al análisis Bueno-Malo-Feo.

Lo bueno de Amo de casa

Escasamente rescato tres escenas: 1- La discusión entre el padre y la hija mayor al descubrir este que ella perdió la virginidad y mete hombres a su cuarto (¿es que los mete de contrabando o qué?), tal vez la única con matiz cómico, pues permitió la fugaz entrada de dos de las vecinas chismosas del edificio; 2- La escena en que la hija menor le pone el delantal a su padre, tras discutir este con la madre; y 3- La de la frustrada búsqueda de empleo de Rolando Tarajano en el sector bancario (aunque no me creía eso de que las entrevistas fueran todas el mismo día, y que el mensaje enviado por su archirrival llegara tan rápido). También rescato el papel de buen amigo de Toto Vega, el de la hija mayor como una trepadora junior y la hija menor como la cómplice del padre; que son de lo poco creíble de un capitulo plagado de sobre y subactuaciones. Las escenografías se ven amplias, pulcras (tal vez más de la cuenta), pero no compensan una historia tan mal editada, que va demasiado rápido para ser creíble.

Lo malo de Amo de casa

El mismo conjunto cerrado de Aquí no hay quien viva (¿no será el mismo donde trabaja Cholanda?). Mal presagio, y más si en el reparto está Katherine Vélez, que también hizo parte de ese elenco de tan mal refrito, y en un rol que lejanamente me recordó el suyo en la malograda versión de la comedia coral española revuelta con su lejano papel en Amanda, tortas y suspiros, y eso no es un halago. Definitivamente Tarajano inspira tanto humor como diligenciar una declaración de renta, parecía una mala copia de Pocholo, como me sugirieron en Twitter. Flojísima la escena donde la hija mayor tiene a alguien encerrado en su cuarto. El tema de “El lunes – y luego el martes y el miércoles- es mi día de suerte” es de los argumentos más estúpidos que he visto en mi vida (y eso que estamos hablando de RCN), y que luego derivaron en un Tarajano angustiado porque el apartamento de al lado lo vendieron, en un ritmo de novela que parece hecho a los machetazos. La supuesta tensión sexual entre los personajes de Margarita Ortega y Marcelo Dos Santos es muy floja y a la par, poco sutil… bastante barata. Inconexa vi la escena de la elección del nuevo gerente del banco y la confusión Monsalve/López del dueño del banco. El hijo del medio sobra, tanto como los sobreactuados papeles de las vecinas interpretadas por Marcela Agudelo, Constanza Hernández y Liliana González, que son tres caricaturas poco creíbles, parecen las sobreactuadas empleadas del servicio de Amor a la plancha.

Lo feo de Amo de casa

¿En RCN alguien sabe el concepto “consolidar una franja prime time”? No lo parece, pues vuelve lo mismo que criticamos en el post del estreno anterior: “Córranse que atrás (en el late, suponemos) hay puerta de salida. Así, cualquier televidente que se haya fidelizado con Allá te espero a las 8 pm., ahora espera la hora incierta en que se transmita, y de ahí derecho beben A mano limpia T2 y Corazones blindados. Inverosímil la escena del hijo “gótico”, en contraste con la de sus hermanas. Margarita Ortega es más de lo mismo desde hace rato, no propone un personaje distinto al que había hecho en Quien manda a quien, refrito de Caracol. Se nota que el hecho de que Ramiro Meneses esté tras cámaras influyó en su elección. Para esa gracia, elijan a Angélica Jaramillo, actuaba casi igual en sus pruebas de talento (esto tampoco es un halago). No podía soportar esa escena de Tarajano yéndose despedido del Banco con una actitud de prospecto de Jorge Duque Linares de pueblo. Perdón ¿cuenta como racista el poner a un _____ como portero y no como empleado del banco, por ejemplo? Y ni hablemos de la electrocución del protagonista, creo que veía mejores efectos especiales mas creíbles en El Chapulín Colorado.

Lo interesante de Amo de casa

¿Marcelo Dos Santos es antagonista? ¡Oh, qué novedad! ¿Mas sobreactuado, pa’ donde? Su nivel de cinismo es tan 2005… La escena donde la arpía de la esposa del protagonista despotrica de su marido en el concesionario o donde López critica a Montoya, considerándolo un trepador son el cliché del cliché del cliché. ¿Alguien bautiza a una hija como “Sorpresa”? (bueno, vimos lo de “Milan PiqueT”…)

Pronóstico de Amo de casa

Ay, RCN, volvimos a las andadas… ya borraste con los pies lo logrado con las manos en el lanzamiento anterior. Sin embargo, el publico colombiano parece haberse olvidado hace rato de apreciar la calidad: cuando estrenaron Allá te espero, evaluada por el suscrito con 9 puntos, y la acogida ha sido más que discreta; pero, en este país donde producciones ramplonas pegan, no me extraña que el target de Casa de reinas y Pobres Rico (risas) se pasen a ver masivamente este producto, que solo merece de mi – 10/10 (lean muy bien: diez negativo sobre diez). Este mal revuelto de refritos criollos como Quien manda a quien y Aquí no hay quien viva con (malas) comedias de oficina más vistas que el sol, Pocholo y Amanda, tortas y suspiros es, parafraseando a Roberto Gerlein, simplemente excremental, es tan predecible que apesta. De esto no dan ganas de ver un segundo capítulo ni que nuestra vida dependiera de esto.