El reality en colombia, un género de telenovela [Libro]

guillermo zafra¿Son los reality shows un invento que llegó para quedarse en la televisión colombiana? ¿Qué diferencias hay entre un concurso y un reality show? ¿Son totalmente aleatorios los elementos en un reality show? Estos y muchos más interrogantes se resuelven de la lectura de El reality en Colombia, un género de telenovela, donde Guillermo Zafra Zafra, desde la perspectiva que le da su amplia experiencia en estos formatos, nos ilustra en 204 páginas que se devoran de principio a fin con total agrado.

El libro es producto de un gran ejercicio de investigación que abarca diversos formatos, y aunque nos habla que los reality shows surgen  como género televisivo en los años noventas, hunden sus raíces, inclusive, en la radio post- Segunda Guerra Mundial, pasando por los talk shows, las series documentales o las Cámaras escondidas. Nos muestra cómo  programas como Real Life de MTV, o Taxicab confessions de HBO  o hasta el desconocido – pero no por ello menos polémico- para muchos An American Family de PBS pudieron ser la génesis de lo que haría John de Mol y Joop Van den Ende en la televisión holandesa en 1999 con Big Brother. Se cuenta así con la estructura básica de un programa de esta estirpe, integrando nociones de un concurso: Los participantes, personas del común, entran en un proceso de convivencia marcado por la eliminación, uno a uno, y quien quedase al final del proceso ganaría una considerable suma de dinero. Desde ahí, se derivan otros formatos como Survivor ( de Mark Burnett). Es mas, ¿sabía Ud. que el Canal Uno fue el pionero de los realities con su propia versión de Real Life ( Vida Real), pero que no tuvo ninguna repercusión, por ocurrir en pleno proceso de consolidación de los canales privados, allá por el año 2000?

El texto también nos aclara bajo qué premisas Expedición Robinson cambio de una primera temporada con 13 emisiones, una semanal, a los noventa y tantos episodios de la segunda temporada. Y cómo fue Teleset la productora de este formato, los retos técnicos que debieron sortear, los equipos técnicos que han participado en estos formatos, con una inicial preponderancia de personal argentino, y sobre todo, el concepto Biblia de producción de los formatos, dentro del cual se derivan las tres etapas generales de los procesos: preproducción, producción y postproducción, y sobre todo, la elección del horario más apropiado para su emisión.

En sus páginas, Zafra aclara muchas situaciones que tal vez pasan inadvertidos para el televidente, como las diferentes estrategias de producción que han marcado los derroteros de programas tan disímiles como Expedición Robinson, Protagonistas de Novela, Gran Hermano (en sus versiones de Caracol y CityTV) o El huésped -que tiene un capítulo aparte-.  Aclara por qué Factor X, Yo me llamo, La Voz o Colombia tiene talento deben ser considerados concursos y no realities. Para sintetizar en lo mas importante, debe saberse que existen tres eje argumentales de un reality show: Convivencia, Universo y Concurso y uno transversal: el casting de personajes. El libro es un amplio ejercicio que nos pondrá a recordar en donde ha radicado el éxito o el fracaso de algunos de ellos en nuestro país. Un texto de consulta obligatoria para todos aquellos que se quieren adentrar en el género televisivo (o incluso, en un futuro, participar de alguno de ellos.

Personalmente he tenido la oportunidad de interactuar en redes sociales con el autor del libro, cuestionando aspectos de formatos de telerrealidad y de concursos como los que han marcado el desastre de Mundos opuestos y el desplome de La Voz Colombia, que bien podrían derivarse en una segunda edición del libro, en versión aumentada. Recomiendo leerlo.

[Libro, ElTiempo]