Mundos opuestos tiene finalistas: Paola Tovar, Sofía Jaramillo, Pipe Calderón y Wesley Burger

Sofía Jaramillo Mundos Opuestos Tras el final del duelo de eliminación, y aun con el anuncio de que estarían los 4 eliminados en la fiesta de la semifinal, siguen las tomaduras de pelo entre los participantes. Paola Tovar se lamenta que Delmys no esté en la semifinal, mientras que Edward le cuenta, en definitiva, a Ana Lucía acerca de la reconciliación entre Pipe y Nanis, con no poca cizaña de por medio. La fiesta de despedida incluyó beso entre Pipe y Ana Lucía, vinito espumoso y… a Los Chiches Vallenatos, con una canción que era un indirectazo tremendo para Ana Lucía. Y mientras tanto, Farina aconseja a Nanis de que corte ya con este asunto con Pipe, algo que Wesley se toma con mucha tranquilidad y naturalidad (demasiada, diría yo #carocruzosoriostyle). Edward le roba un beso a Sofía Jaramillo y lo corretea (fijo pa’ cobrar…). Y si, se dio la tan esperada conversación donde Pipe le dice toda la verdad a Ana Lucía, pero sin resultados capilares… por ahora.

Aunque la terminación de esta relación parece amistosa, no lo es en el fondo, Ana Lucía se queja por el lugar en el que quedó ante todos, y si, termina abandonándose a su suerte. Y por fin se despiden de los 4 eliminados, lo que acentúa los comentarios en ambos lados del vidrio, sobre todo por las severas lágrimas de Ana Lucía, que contrastan con la actitud desenfadada de Wesley, aunque especulan que esa relación “recalentada” de Pipe y Nanis no va a durar.

Llega la semifinal masculina, que definiría quienes optarían por el premio mayor. La prueba consistió en llenar de agua una caneca hasta que esta se hunda por completo dentro de una plataforma flotante, en una pista de obstáculos sobre el agua. Wesley fue el primero en lograr hundir el barril rojo que le correspondía, y en la definición del segundo cupo, este fue para el polémico Pipe Calderón, dejando fuera del camino a Julián y a Abdu, quien sale en camilla tras haberse golpeado en plena competencia. Y a Futuro y Pasado les llega comida; en el Futuro llega el robot con voz de pervertido a decirles que inviten a las niñas del pasado (es decir, Ana Lucía y Paola Tovar) a irse al Futuro, cual suerte de “Fusión”, con algunas imágenes de todo lo vivido en la competencia, y Ana Lucía le dijo a Nanis “él es tuyo, el es un hombre que no vale la pena”, algo que ella cree que debía decir por “dignidad de género”.

El viernes fue la semifinal femenina, que también fue una prueba de agua, donde deberán destejer una cuerda para liberar unas esferas, que transportará de un lado al otro de la pista acuática, hasta que, completadas las cuatro, las logre embocar primero en los huecos de una bandeja. La primera en lograrlo fue Sofía Jaramillo y luego lo hizo su archirrival Paola Tovar, mandando asi a Nanis y a Ana Lucía a casa.

Pero antes, comercial de ellas con la (nada deliciosa) Agua Cristal Sport. Bueno, por fin se acabó el sainete de mal gusto entre Ana Lucía y Nanis peleando tripa. Y para rellenar, los cuatro finalistas reciben la visita de María Isabel Urrutia. Lo que se hace para tragar. Y claro, la habitual revisión de los espacios de la casa, tanto en el Pasado, el Presente y el Futuro. Y para que lo sepan, la final de Mundos opuestos es otra prueba; se nota que les fue tan mal con lo de las famosas votaciones via SMS, que ni se arriesgaron a habilitar de nuevo las líneas….