Los años tenebrosos de la televisión colombiana: El capo [2009]

2009 puede definirse como el año de Caracol y bien lo fue, pues fue un año en el que logró liderar, prácticamente, de principio a fin, en contraste con los múltiples fracasos que se vieron en las pantallas de RCN. De hecho, con Doña Bella y Un sueño llamado salsa siguió el efecto Vostok del que hablamos en el post de 2008. La primera se “descongelaría” el año anterior, pero la segunda….

Sin embargo el repertorio de fracasos de RCN comenzaría desde muy temprano con El penúltimo huesbeso, en el cual ni el carisma de Sebastian Martínez hizo que nos tragaramos esa historia absurda de un viaje en el tiempo para salvar a Noelia, personaje interpretado por la amabilísima y primerísima actriz Camila Zárate, cuya salida de CityTV debió lamentar… ella, claro está. Luego, para echarle mas sal a la herida, vendría el batacazo de Las trampas del amor, telenovela que tuvo una de las campañas de promoción mas intensas, inversamente proporcional a la química de Ezequiel Stremiz con Carolina Ramírez, y que hasta se prestó para ciertos rumores de que la verdadera química la tenían detrás de cámaras el mediocre actor argentino con Rafael Novoa, el mal encarado villano de dicha novela. No olvidemos tambien en el cementerio de fracasos de RCN en 2009 a Verano en Venecia, una de las producciones con mejor fotografía, pero pésimos libretos, con las sobreactuaciones de Carla Giraldo, Silvia de Dios, Claudia Moreno (otra Mujer de Lot que, novela en la que sale, novela que fracasa) Tuto Patiño  y Abel Rodriguez.

Y como hacer novelas de hechos coyunturales resulta pésima idea en muchas ocasiones, RCN tambien tuvo lo suyo con Inversiones el ABC, en donde Jimmy Vasquez interpretaba a un remedo de David Murcia Guzman, en aquel infame episodio de las pirámides captadoras de dinero que es preferible no recordar.  Y no podemos olvidarnos de bodrios vespertinos como Amor, mentiras y video o  Cuando salga el sol, que llegaron a tener varias de las cifras mas ridículas de rating del canal de las tres letras, casi como las que padeció la tambien malograda novela El fantasma del gran hotel en el prime time  o ese mal invento llamado Pandillas, Guerra y Paz II.

Y es que ni siquiera la telerrealidad parecía subir las cifras de RCN, vapuleadas por el inexplicable éxito de guisadas como Vecinos y Oye bonita en el canal rival. Lanzaron Factor X 2009, y si bien por fin se vio salir un producto musical de calidad como lo es el grupo Siam, la recepcion del formato, gracias a la predecible presentadora que delira con tener en sus manos el sobre o a los temperamentales tres jurados, cuyas discusiones se veían desgastadas y predecibles, fue menos que tibia, casi como la que tuvo el programa de  entrevistas del polémico peruano Jaime Bayly en RCN, o la que en el 2009 tuvieron otros formatos y productos como Los comediantes de la noche, Regreso a la Guaca, Amor en custodia o Las Detectivas y El Victor.

RCN solo medio pudo salvar el año 2009 con uno de los peores y mas cancerígenos programas: El capo. Era realmente inverosimil esa historia de un capo con mas maquillaje que usuario de la escopeta de Homero Simpson, interpretado por el intolerable Marlon Moreno, sobre todo por esos capitulos iniciales con el bunker subacuático que no detectaban los radares, pero al que si le entraba una señal de celular y demás desaguisados que solo caben en la mente de Gustavo Bolívar. Mejor no hacemos mas sangres de esta bazofia, que lo que falta es aun peor.

Por los lados de La Floresta, al margen del exito de dos telenovelas ampliamente dilatadas en su emisión como las ya citadas Vecinos y Oye Bonita, tambien tuvieron sus fiascos como La pasión segun nuestros días/La decisión de Camilo, novela cuya transmisión fue todo un misterio; tanto como lo fue la segunda temporada de Frente al miedo, que supuestamente iba a tener como participantes a Jerónimo Uribe y a Ana Victoria Beltrán. Misterio tambien fue cómo el escándalo de infidelidad Díaz- Corrales  no afectó el rating de la bazofia de Vecinos, y si le dio pie a la breve carrera musical de ella, que aquí parodio el suscrito y fue objeto de mención en Mujeres W.

No nos olvidemos de otros productos como Todas odian a Bermúdez, una de las telenovelas peor ideadas y mas macheteadas posibles, donde vimos que la pareja entre Victor Hugo Cabrera y Valentina Rendón nunca hizo química, o la bochornosa teleinmundicia de Doña Barbara, todo un insulto a la obra del venezolano Rómulo Gallegos; o las nada agradables Gabriela, giros del destino o La bella Ceci y el imprudente. Y la dosis de traqueto-novelas de Caracol la completó con Las muñecas de la mafia, para nuestra desdicha. Era realmente risible ver a Amparo Grisales vestirse de colegiala haciendole striptease a su marido en la ficción, Fernando Solórzano…de pena ajena.

Párrafos aparte merecen el final de Padres e hijos.  Muchos creíamos que esa criticadísima “serie” plagada de situaciones inverosímiles, de “actores” que dizque hicieron “escuela” en la serie de sobremesa colombiana por excelencia desde 1993 hasta el inolvidable 21 de agosto de 2009, tras 17 temporadas de sufrir las mediocres actuaciones, pésimos libretos, vergonzantes giros argumentales y circos varios. Personalmente no asistí como televidente a la clausura del agujero negro de la TV colombiana, alli donde solo parecía que se entraba para nunca salir de un circulo vicioso de mediocridad y ramplonería. Rumores casi de día de los inocentes han surgido sobre su retorno. Pero X6, la banda, suerte de “serie paralela/continuadora del legado” no sobrevivió. No la dejamos echar raices. Chistes crueles de toda indole surgieron en torno a este programa: el el del femur, el del peaje, Daniela como el helicóptero, el de porqué fracasaba en Somalia… y se hizo parte del imaginario colectivo: era aquello que todos odiamos, la representacion de la estética de la mediocridad.

Y mientras el canal rival no le dio problemas, fue lider imbatible de la “franja maldita”. O al menos, eso nos hacían creer. Demostró que el rating por inercia que generan las salas de espera de hospitales, restaurantes, peluquerias y lugares donde se hace una fila con un televisor de por medio pueden envidiarlo hasta los batacazos televisivos de ambos canales. Pero nos legó una historia que, en lugar de enseñarnos qué hacer, nos demostraba algo a no seguir. No era necesario ver la serie de infinita mediocridad para saber de que iba. Es mas, no era necesario saber de que iba. Era como en el cine porno: No es necesario esforzarse por entender la trama porque NO la hay. O mejor, nunca la hubo. Y para los que no recordaban como terminó esta cloaca putrefacta, aqui les dejo su siniestro final, donde, irónicamente, nunca salió la palabra “Fin”

http://www.youtube.com/watch?v=s4nfod3vEDg

Tampoco podemos ignorar  el despropósito que fue Desafío 2009 La lucha de las regiones, la revancha…..pero no sabemos de quien, porque todo siguió igual o peor que en la temporada anterior. Por primera vez, LaFiscalia.com cubrió los entonces 85 episodios del infumable formato de telerrealidad, para terminar viendo a un “emigrante” ganarse el premio mayor, a una región costeña que caregó con el lastre de la maldita Mariluz López Mantilla, hasta cuando resultamos exterminados por las malas artes de esa arpía y sus secuaces de turno. Un programa que venció, pero no convenció, marcando el desgaste de la formulita regional, que, empero, seguiría una temporada mas.

Ante tan sombrío panorama a cargo de los canales privados, y para cerrar, como de costumbre, nuestro recorrido, es hora de revelar que la producción rescatada del 2009 se la lleva Señal Colombia -por segunda vez en nuestro recorrido-  con la primera temporada serie  documental Los puros criollos, donde se hace un simpático recorrido por nuestros “símbolos patrios”, con una dosis creativa de investigación, humor e idiosincrasia  respecto de aquellos signos identitarios de la colombianidad no-oficial, magnificamente presentado por Santiago Rivas.

Ya solo nos restan las, tal vez, tres estaciones mas tenebrosas del recorrido. El nivel de las críticas se acrecienta y baja el margen de rescatar producciones. Dios mío, en tus manos colocamos la bazofia que ya pasó, y los bodrios que llegan.