Cachaca Perla se ganó los $600 millones del Desafío

Inició el episodio 92, número que iguala al de la temporada 2011, y el escenario de la final del Desafío 2012 está lleno de color, que contrasta con el negro con brillantes de Margarita Rosa, que, estimo, está radiante.  Tras mostrar a los respectivos equipos ( los 4 del segundo ciclo, no a los 6 totales), mostraron a cada uno de los tres finalistas regresando a sus respectivos hogares, con lo que rellenaron hasta la saciedad. De los otros participantes, Martin, Mauricio, Alexa, Alex, Pierine, Anibal, Adriana y el padre Robinson intervinieron en la final. Del resto, mostraron más lo mismo que ya comentamos en los 91 episodios anteriores: los conflictos, el tema de la plata, algunas recriminaciones en el aire, Pierine no se hizo el blower pero si salió con lágrimas a “perdonar” a Martín, mostraron algunos de los familiares de los 3 finalistas, Pilar Schmit demostró que ya está capando cupo en Provida, lágrimas a tutiplén…y no podían faltar en embutirnos retazos de La Voz Colombia, el novio de Perla se le declara en vivo cantando en portugués (después de 12 años de relación, siendo ya la Pareja Bombril ) y ella le dice que si, con anillo de compromiso y todo.

Una “sorpresa”: el participante que obtuviese más votos entre sus compañeros como “colombiano ejemplar” se llevaría 50 millones de pesos: Alex, Edinson y Martín fueron los postulados entre sus compañeros, pero sería el gris participante santandereano el beneficiario de ese cheque. Al menos se le abona a caracol no embutirnos ni a Reykon, a J Balvin o Jorge Celador, esos que no se pierden ni una puñalada bailable…

Finalmente, quien ganó la novena temporada del Desafío fue Jenny Moreno (Perla). Veo que mis lectores hicieron caso a mi sugerencia. Y, como ya se ha vuelto costumbre, hay que decir que este formato se ha desgastado hasta la saciedad. Que tuvo buen rating, gracias a la solidez de la franja prime time de Caracol, es otro cantar. Lo cierto es que no pienso cubrir una nueva temporada de este reality, que les he cubierto desde el primer día hasta hoy, el nonagésimo segundo, siendo esta la cuarta temporada consecutiva en que lo hice. Me mamé del sambenito del “colombiano ejemplar”, algo ficticio y demasiado pretencioso de conseguir en un reality show.  Así han sido las cosas y así se las hemos contado. Próxima estación: La voz Colombia