Amador Padilla quiso montarle la competencia al paparazzito y no pudo [opinión]

La renovación de Sweet trajo además de una imagen bastante recargada y fuera de foco con la mezcla de varios íconos de religiones del viejo continente, nuevas secciones que más que prometer están dejando mucho que desear del contenido del programa y de las notas.  Este es el caso de Crazy Nights bajo la conducción de Amador Padilla, sección que se está quedando bastante corta en su propuesta.

Esta parte del programa, que intenta mostrar a los famosos cuando están de rumba parece más bien un proyecto de periodismo de farándula, pues a Amador le están pagando por irse de rumba más que por hacer una nota real sobre lo que hacen los famosos. Una sección de la que se esperaba más bien un reportaje que dejara a los famosos al descubierto, de sus gustos a la hora de elegir rumba, tragos y porque no hasta sus pintas; se reduce gracias a la poca agilidad del presentador, en preguntas irrelevantes y poco interesantes.

Pareciera que Amador estuviera intentando imitar al Paparazzito que sin temor a exagerar, le pone punto a la hora de corchar a los famosos y ponerlos entre la espada y la pared cuando están con la guardia abajo en sus momentos de esparcimiento. Nada mal le caería a Padilla curtirse un poco más en la profesión antes que seguir haciendo el ridículo.

Pero a los que aún les quede alguna duda sobre lo que les estoy diciendo, aquí les dejo para que juzguen ustedes mismos.

 

http://www.youtube.com/watch?v=4JMB_KcTeWc