Moraleja de la semana: el video y el sexo no combinan

Con esto del video erótico de la viceministra costarricense se me vinieron a la cabeza todas esas celebridades que han quedado al descubierto públicamente con sus rituales sexuales que, o las catapultaron más al saber popular o les quitaron un poco de su reputación ante los medios y el público en general.

Pero no nos digamos mentiras, toda esta gente de la farándula colombiana o mundial, aplica el dicho de “No importa que hablen mal o bien, lo importante es que hablen” y señores esta es la única e irrefutable verdad en este medio nadie se ha quedado sin trabajo por quedar expuesto públicamente.

Recordemos el video de Ana Karina Soto a quien un video “porno” suyo fue divulgado por las redes sociales y en general en la red y a quien le conocimos ese lado salvajemente sexual que hasta ese momento nadie conocía, dejando a un lado el caballero que muy cordialmente disfrutó de su presencia en esa noche de pasión, y que la dejó implantada en la memoria de la gente bien o mal pero nadie la olvidará.

Por otro lado tenemos el rumor del video caliente de Shakira, de la Rua y Sanz que dijo encontrarse en el yate del último del cual aunque hubo bombo tampoco se dijo mucho, sin embargo la cantante salió en su defensa y hablo de un intento de extorsión, sin embargo tal y como dicen las abuelas el que nada debe nada teme y si la artista en su momento salió en su defensa algo tendrá de cierto el pecaminoso videíllo.

Sin embargo alrededor de este tema mucho se ha dicho y muchos videos ficticios han salido a la luz, como el caso de Carla Giraldo, Erika Márquez, Shirly Gómez y Lina Tejeiro que en su momento aún cuando dieron de que hablar fue confirmado que no era ellas sin embargo le dieron su momento de fama “Sexual” a las chicas.

Pero señoritas, para aquellas a quienes sí se les ha confirmado cagadita, dejen de ser tan confiadas y no le boten sus perlas a cualquier cerdo que se les atraviese con una “wild sexual night” y menos con una cámara a bordo, sólo una mujer muy “lisa” como dicen los amigos de la costa, se presta para tan estúpido juego sexual y más cuando tienen en sus manos una reputación, mucha o poca, que cuidar.