El caballito se le encojó a Vives: Gaira bajo la lupa de la Dian

Por estos días la Dian tiene en la mira a más de un restaurante en Bogotá; el primero en caer en las garras del escarnio público fue el Hard Rock Café quien quedó al descubierto luego de cerrar tras evadir el pago de los impuestos y la impresión de la factura real para sus clientes.  ¿Pero quién iba a creer que uno de nuestros íconos musicales, fuera a caer en las garras del mounstruo gubernamental?

Estamos hablando del mismísimo Carlos Vives quien viene presentando problemas legales con la Dian desde el año pasado, pues al parecer en las facturas de su bar “Café Gaira Cumbia House” existen irregularidades que podrían desembocar en una posible evasión de impuestos, la aparición de un cero y un par de guiones al final de las mismas que se argumentaron como un error de una de sus máquinas registradoras, que el ente gubernamental decidió prever, por si las moscas, con un cierre del establecimiento de tres días, dejando al artista muy mal parado.

Sin embargo Vives pretende disolver el tierrero, fijando una acción de tutela en contra de la Dian por haber puesto en manos públicas el asunto de su error tributario, violándole según él, el derecho al buen nombre de su negocio. Pataletas de ahogado, que no amedrentan ni distraen del descuido o vivo engaño de los hermanitos Vives.