Tania Robledo sobre su paso por Televisa: … miles de dólares a cambio de prostituirme

Tania Robledo recordada por su papel de Natalia Franco de Padres e Hijos regresa a Colombia con un monólogo con el que cuenta parte de su experiencia en México. Tania comenta que tuvo malas experiencias con la televisión de ese país, en donde le ofrecieron exclusividad millonaria a cambio de prostituirse. La actriz colombiana comenta que Televisa es un verdadero “carnal de las estrellas”.

Tanía Robledo viajó a México luego de su experiencia de 10 años en Padres e Hijos para buscar nuevos horizontes y salir de la monotonía. Se encontró con una beca en México, pero además con propuestas oscuras. Tania comentó que no lograba obtener grandes papeles en las producciones de ese país por no ser parte de la prostitución que se genera adentro.

Robledo tuvo ofertas de películas donde si pudo protagonizar. Estas cintas eran de acción, pero también tenía escenas de sexo, lo que hizo que luego se le viera como actriz porno. A lo que Tania responde que no eran escenas propiamente porno, solamente escenas de sexo, sin penetración.

Comenta que al verse en esas películas estaba sorprendida en lo que se había metido y sobre todo luego de verse a sí misma en la pantalla gigante. “Cuando me vi en el cine, en el estreno, se me subió la presión, me dieron náuseas, maluquera, me tocó salirme y echarme agua fría en la cabeza. Me pregunté ¿qué hice? y me impactó verme así. Es grotesco, yo lo sé, pero cumplí con hacer lo mío. En Televisa veían la película y les chocaba que pese a esas escenas se encontraban con una mujer seria, que no iba a coquetear, y les caía muy mal eso”

Con un monologo en manos, que relata la vida de una actriz de 20 años de carrera que jamás le han dado una oportunidad, Tania aprovecha para meter parte de su historia en este personaje y así relatar lo que le sucedió. Quiere retomar su carrera y  encontrar nuevas ofertas actorales, aunque comenta que ha sido difícil por la eterna imagen que se tiene de ella como Natalia Franco y por su experiencia en México. Para ella este monologo es un exorcismo y quiere que Colombia conozcan su historia y le dé otra oportunidad.

[Revista Elenco]