Lo bueno, lo malo y lo feo de Escobar, el patrón del mal

Primeras impresiones de Escobar, el patrón del mal tras la transmisión del primer capítulo. Esta primera entrega de la serie sobre la vida de Pablo Escobar incluyó algunos momentos de la infancia del extinto narcotraficante asi como sus inicios en actividades delicitivas como hurto y contrabando. 

Lo bueno de Escobar, el patrón del mal

La historia comienza con una suma entre flashbacks/flashforwards entre el operativo que dio muerte a Escobar, y los asesinatos de sus víctimas mas destacadas, con escenas reales. Luego, se le dio paso a un Escobar niño al comienzo frágil, pero que luego desarrolla su faceta pícara bajo la tutela de una matrona antioqueña, rol bien interpretado por Linda Lucía Callejas. La fotografía es meritoria. Destaco al niño que interpretó la infancia de Escobar, muy bien elegido. Para mi, una grata revelación.  Las escenas de la violencia en el Valle de Aburrá dan una clara visión de qué forjó la identidad de Pablo Escobar. Me gustó la escenografía y vestuarios de casi todos los personajes, bastante apropiadas y precisas para la época que se mostraba, salvo unas excepciones. Buena escena la del juramento de Escobar frente a una pista y la del asunto de los camiones retenidos por contrabando. Muy buen papel el de César Mora como artífice del espíritu contrabandista de Escobar, adentrándolo en la vida de las comunas y su submundo. Algo similar puedo decir del papel de Luces Velásquez, quien hace rato no se veía en TV e hizo un papel imponente.

Lo malo de Escobar, el patrón del mal

La historia, al principio, daba tantos saltos, que costaba algo de trabajo ubicarse. Luego, la historia se estabilizó desde el asunto del exámen de matemáticas. El actor Mauricio Mejía me pareció muy plano, soso y sin ángel en el papel de Pablo “adolescente” (que tiene de adolescente lo mismo que tendrá Amparo Grisales). Algo apresurada la escena del sicariato, y no muy bien lograda. Tampoco lo fue la escena de la pelea en el cumpleaños de Pablo. La musicalización y el cabezote son mejorables.

Lo malo de Escobar, el patrón del mal

El maquillaje de la barba de Escobar en las primeras escernas se notó postizo y medio. Tambien se pifiaron con una escena mostrando el edificio de Teleantioquia, que es muy reciente. Se descacharon con los uniformes del ejército

Pronóstico

La serie tiene la titánica labor de sostener los números de rating de Caracol que, con sus aciertos y desaciertos, logró tener Yo me llamo T2, mas ahora que se viene la joya de la corona del canal rival: Protagonistas de Nuestra Tele. Escobar tiene con qué, aunque, en lo personal, estoy hasta las orejas de las narco-novelas.