Caracol estrena Escobar el patrón del mal este lunes

Como reemplazo de Yo Me Llamo, este lunes veremos el primer capítulo de esta serie que ha causado controversia, sobre todo por recrear el periodo de ascenso y caída de uno de los personajes que, querámoslo o no, ha sido parte de la historia de Colombia: Pablo Escobar. Con un reparto encabezado por Andrés Parra, Vicky Hernández y Nicolás Montero (el resto pueden consultarlo aquí), esta serie plantea no una apología del delito, sino una recreación de lo que fue este periodo.

Juana Uribe, parienta de Luis Carlos Galán y Camilo Cano, nieto de Fidel Cano, fundador de El Espectador, lo explican mejor: “Muchos de los que sufrimos el terrorismo de la década de 1980 y principios de 1990 estamos vivos de milagro.  En mi caso, él secuestró a mi mamá (Maruja Pachón) y mató a mi tío (el candidato presidencial Luis Carlos Galán) y en el caso de Camilo Cano, asesinó a Guillermo, su papá, director de El Espectador y puso una bomba que destruyó las instalaciones del periódico”, afirmó Uribe, que también aclaró (ojo lectores):  “Queremos contar esta serie con la capacidad de ver la historia con  distancia e ilustrarla de la manera correcta”.

Para los puntillosos de la historia y la política, como esta servidora, de una vez advierto que el libro es una versión libre del libro del ex alcalde de Medellín, Alonso Salazar, La Parábola de Pablo.  Juan Camilo Ferrand, su guionista, defiende a la producción diciendo que la serie “No define a la Colombia actual ni a sus habitantes, sino a una que documenta un país, sus dirigentes, sus héroes y sus enemigos, en un punto específico del pasado. Propone cuestionamientos, despierta preguntas e inquietudes, refresca y clarifica la memoria, y desmitifica la imagen equivocada de Robin Hood y de héroe que tiene, para darle la dimensión de delincuente que fue”.

Con muchas expectativas, me preparo para ver a Escobar, el patrón del mal. Porque me encanta la historia colombiana, y porque sobre todo, no estoy de acuerdo con Ferrand: Escobar, de algún modo, nos sigue definiendo.