Estrenos de Rico y Umaña marcan la muerte de la telenovela colombiana [opinión]

Hemos asistido anoche al sepelio de la telenovela colombiana con los dos estrenos hechos por Caracol (¿Donde carajos está Umaña?) y RCN (Pobres Rico). Al margen de lo que marquen los índices de audiencia (el rating, para los que no se enteran), visionar el futuro de la televisión colombiana nos hace pedir a gruitos que el TLC arrase con el prime time y nos imponga estéticas diferentes a la caricatura barata y trillada de unos ricos ególatras, “dedo parado” e hipócritas entre si, unos pobres guisos pero “echados pa´lante”, o de productos evidentemente hechos a las carreras por un personal que debería validar la primaria.

Vi ambos productos, haciendo zapping entre ellos, y definitivamente, no hay con quien: Caracol apuesta por una novela “cómica” que es un insulto a la inteligencia mediana de los televidentes: ¿Acaso creen que Lady Gaga – si, la original, no la patética imitadora de Yo me llamo T2– vendría a un concierto y arribaría al pais con un productor filipichín al que le niegan un permiso? ¿O que a los productores que hayan tenido fracasos tras fracasos siquiera los tome en cuenta la producción de la Gaga? Y ni hablemos de ese dizque concierto de la “Golondrina de oro”, eso se caía de su propio peso… era absurdo a rabiar. Diego Trujillo ha vivido de sobreexplotar su “faceta cómica”, a Marcela Carvajal se le nota postiza en ese papel de comedia, que dista mucho del que hiciera en Pecados capitales, y del resto del elenco principal, mejor ni hago mas sangres… mas sobreactuados que en La teacher de inglés, y ya eso es mucho decir…

Y si por La Floresta llueve, por Las Américas no escampa: la versión guisa de La quiero a morir, nos trae cortinillas que parecen calcadas de Los Reyes (noten el amanecer/anochecer), la Casa del finado Santiago Medina sigue siendo la única locación que se repite incesantemente en telenovelas de ambos canales (Ver La Viuda de La mafia/ Primera Dama), y esa lucha de clases que quedó tan mal parada desde Novia para dos ¿Hasta cuando?

Por demás, Antonio Sanint repite el mismo papel de malo que tenía en Alicia en el pais de las mercancías (lo cual no es un halago), y creo que a Juan Pablo Raba, el mejor papel que puede hacer es el de futuro padre de familia.Y Paola Rey, ya supérate, que ya fue suficiente con tu etapa tele(in)mundesca. Al lado de esto, hasta Padres e hijos era una obra de arte.

Y lo peor es que ambos lanzamientos fueron puestos como peaje antes de los realities de ambos canales, a cada cual peor: ¿En serio era necesario este concierto a las madres…un lunes? ¿En serio un jurado le vio “talento” a un señor disfrazado de pollo? ¿Quien redactó los azucarados libretos que recitaban Amparito y sus colegas del jurado? ¿De donde sacan vestidos tan lobos para Alejandra Azcárate?

Señores, la televisión que nos dio genialidades como Café, Yo soy Betty, la fea, Pecados capitales o San Tropel, ha muerto…