¡Tanto bombo por Roméo Langlois! (opinión)

¿Qué fascinación tienen los europeos con el conflicto armado colombiano? Bueno, miles de cosas: Los derechos humanos, la inestabilidad que ni por el carajo ven en sus países, y ese romanticismo idealista (y tontísimo, a la hora de la verdad), que los ha hecho cometer descaches como creer que Ingrid Betancourt es una mártir, que Pablo Escobar servía para unas camisetas, y que holandesitas “bien” si como no se vayan a sevirle tinto al Mono Jojoy. Quizá por romanticismo, o por apasionamiento por el tema, el nuevo protagonista europeo del conflicto tiene un nombre: Romeo Langlois. A ese, cuyo posible secuestro por las FARC ya le han hecho mas cubrimiento en un fin de semana que el  que pudieron hacer con los policías en 14 años en la selva.

Con los nuevos directores en los noticieros de RCN y Caracol, esperábamos un poco de mejoría en el cubrimiento de las noticias. Si, que Bitchy Dávila dejara de informarnos sobre las corbatas de paticos de Santos, que la Fernández dejara de hacer lo propio en la sección copia de Noticias Caracol. Que en noticias políticas dejaran de comerle a lo oficial, y también, que en la reciente y patética Cumbre, le apostaran menos a la farándula, y si a lo que importó (los gringos ya pidieron dejarlos en paz con lo de Dania y Cia).

Pero nada de eso sucedió, y ahora, con el periodista francés que cometió la gran tontería  de irse en uniforme militar a zona de conflicto, incluso ya hay un equipo periodístico  que, como  los tipos de ‘ Brigada A: Los Magníficos’, ya está dispuesto a seguirle el rastro en la selva.

No sé ustedes, pero yo creo que es darle demasiada importancia a una noticia que, igualmente, sucede en todas partes donde haya una guerra. Tanto en Afganistán, como en Irak, los periodistas enfrentan estos riesgos todos los días. Así que es inentendible el porqué se considera ya a Langlois como alguien que merezca trato especial en la agenda, sin desmerecer sus méritos periodísticos.

¿Será por la imágen internacional positiva que siempre nos hemos muerto por mostrar? ¿Será por tapar que la guerrilla sigue en las andadas y que si hay conflicto? O para quedar bien con los franceses, que en el caso de Ingreed demostraron su completa incompetencia. Quien sabe, pero cuando hay montones de desaparecidos, secuestrados, y torturados en este país que nunca serán noticia, lo del periodista no es para tanto. ¿Acaso quién, en las redacciones, irá tras todos esos desaparecidos y secuestrados restantes? No creo que Luis Carlos Vélez se atreva a mucho.

!Qué cosa con estos noticieros!

Fuentes e imágen: El Tiempo.com