Yo me llamo T2: Eliminados Laura Pausini, Silvestre Dangond y Nicola Di Bari. Volvió a salvarse Ricardo Montaner.

En el inicio del quinto ciclo de Yo me llamo T2, el viernes 23 tuvimos una gala donde, aunque a Héctor Lavoe, que abrió el fuego de la competencia, lo siento algo sobreactuado, avanzó en limpio. Es una pena que siga la tonelada de comerciales, que siguen siendo criticados por una gran colaboradora de este post. Hora de planchar con Il Divo que hacen hasta llorar a Luz Amparo, y erizar a Amparo Grisales, quien comenta que su madre (la de ella) los admira. Claro, alguno de ellos los puede pasar por las armas su ilustre hija…también avanzaron el ciclo de forma rotunda. Diomedes hizo una buena presentación, que dejó hasta con ganas de parrandear a Jairo Martínez, y eso se lo reconocen los jurados con tres votos positivos.

Por obvios motivos, a él le faltó decir el: No sea tan sapo, tan lambón…marica!.. El asesor de vestuario de Luis Miguel merece cárcel. A él le piden profundizar en la vocalización y más potencia.  Laura Pausini vuelve a perderse en la pista y se notaba a leguas que no daba la nota en el coro, forzando la voz, y las caras de los jurados lo decían todo. Le piden cambiar el eterno pantalón negro. Es ella la que recibe el voto negativo de los tres jurados. Ya estaba capando muchas semanas de olvido de letras el quedar nominada.

En la noche del lunes, sigo preguntándome, si a Calzadilla no se le cansa la voz de vociferar como loco poseso al entrar. Siguen las críticas de José José al vestuario. Prácticamente ninguno le ha gustado en esta temporada. Y si, parece un poco como de camarero. Pero Luz Amparo se deshizo en elogios con él, y a Amparito la volvió a erizar ¿contraindicación del Revertrex?. Turno para un Montaner que anunciaba que nos iba a poner a llorar, y viendo sus muchas fallas vocales, no era para menos. Perdió el color, se distrajo con el público, perdió el carácter de la canción. Yo creo que ya está capando ida a su casa desde hace rato.

A J Alvarez le critican la desafinación y le piden más fuerza y emoción. Thalía está nerviosa por la congestión gripal y yo también le diría que se preocupe por buscar la “gatita” que tanto le piden sacar al escenario. Dicen que está dando más de lo mismo, sin aire, desconcentrada, pasada de peso y mal vestida. Cierra la gala Alejandro Fernández, quien ensayó  poses de toreo y además mostró las fotos de su hija Valerie en el camerino. Ya en escena, por fin logró erizar a Amparito con tanta “testosterona”, y si, le siguen mirando la cola.

En las evaluaciones, avanzaron sin problemas José José y Alejandro Fernández. J Alvarez tuvo el no de Luz Amparo y los “sí” condicionales de Amparito y Jairo. En la recta final con los votos negativos de los tres jurados cayó por segunda vez Ricardo Montaner, pasando Thalía raspando. Ya me estresa la cara del imitador de Montaner.

En la noche del martes, abre la gala Celia Cruz, a quien peinó como que su peor enemiga…o la misma que vistió y peinó a las del canal rival, que están listas pa´ trabajar de noche en la Caracas…Me gusta la energía de la imitadora de La Guarachera de Cuba, y por ponerle pereque Amparito le critica la ropa que las colas de caballo, que las nalgas…Sigue Julio Jaramillo, a quien le vimos haciéndole trencitas a Cretina Aguilera. Dice que quiere hacer llorar al jurado. Amparito dice haberlo visto evolucionar y que su mamá lo adora…claro, es que el original debió ser contemporáneo de su hija. Beto Cuevas sale a escena con músicos en vivo, remontó bien las pequeñas fallas observables de su interpretación. Lo consideran un “camaleón”. Silvestre Dangond nos da un momento “pártete galleta” de Calzadilla con el tema de “la cosita”. Él dice que le sirvió “Demasiado” ver al Silvestre Dangond original (#carocruzosoriostyle), pero persiste la falta de respiración y pérdidas en la voz.

Y llega el momento bitch de la noche con Cretina Aguilera y Dirrty. Por favor, eso en una jornada escolar de colegio lo hubieran hecho mejor: A ella se le iba la voz a cada rato. Le pidieron haber jugado más con la jaula, sacarle partido al atrezzo en el escenario. Tanto Luz Amparo como Jairo si sintieron lo de la pronunciación por las pérdidas del aire.

En la evaluación final, Oompa Loompa Jaramillo, Beto Cuevas y Celia Cruz avanzaron con los tres votos positivos. En la cuerda floja quedaron Silvestre Dangong y Cretina Aguilera. Y por segunda vez, cayó Silvestre Dangond con los tres votos negativos, salvándose de chiripa doña Cretina. ¿Y aun creen que él puede ganar este programa?…mejoren esas teorías conspirativas.

El miércoles, alguien debería decirle a Calzadilla lo ridículo que se ve corriendo en el escenario. Es obvio que trastearon a Paloma San Basilio de grupo porque con los que cantaban hoy, no se hacía ni un caldo.  A Nicola Di Bari le mandaron una encomienda que nos brindó el momento “telepornomiserable” del día…

El vestido de Paloma San Basilio me recuerda el del video de “La fiesta terminó”, tema que la madrileña llevara bajo el estandarte español en Eurovisión. Ella ensaya la pronunciación y en escena, erizó a Amparito, tuvo la mejor expresión corporal; por eso, ella obtuvo los tres votos positivos, ¡Merecidísimos!

Sigue Sergio Vargas, con unas bailarinas que iban muy a su bola. Las jurados le critican que grita mucho, pero, en ese sentido, yo estoy más de acuerdo con la postura de Jairo Martínez: Vargas grita en escena. Luz Amparo le dio un no.  Nicola Di Bari interpreta la versión en castellano del tema que representó a Italia en el Festival de la Canción de Eurovisión de 1972, lástima por esa peluca tan ridícula, tan de “emo”, me impidió verle la belleza a este tema que fue tratado con tanta injusticia en el Eurofestival celebrado en Edimburgo. Amparito lo sintió monótono. Me gustó más la valoración hecha por Luz Amparo, que fue más benévola. En todo caso, con los votos de Amparito y Jairo, cayó amenazado.

En otro sector de las noticias, alisten café: Pipe Pelaezzzzzzzzzz…qué pereza me produce. Le criticaron lo nasal de la voz. En todo caso, avanzó. Next! Cierra Lady Caca, a quien le pusieron a ensayar con un pañuelo en la boca…debería tenerlo de forma permanente. Lastimosamente, a Amparito y a Jairo les gustó, así que nos tocará tragarla otro ciclo más…tal como efectivamente pasó.

En la gala de eliminación, para rellenar espacio, tenemos el potpurrí de cantantes amenazados y no amenazados. La gala la comienza Silvestre Dangond y yo pensaba que debía ser Laura Pausini, que fue amenazada primero, y porque primero las damas y encima, volver a escuchar esa canción tan guisa.

Jairo Martínez sigue pensando que le quedaron debiendo, y ni hablemos del palo que le dio Amparito, muy disimulado, pero palo al final de cuentas. Sigamos rellenando el programa con la llegada al aeropuerto de la madre de Cretina Aguilera ( #yestomeimportapor….), y bueno, la señora está muy “revocable” pero eso se lo dejo a Pambelé. Y más relleno con los imitadores en la Catedral de sal. ¡no!, no es la casa de Katherine Porto…

Ya con Ricardo Montaner, nos comentan que le tuvieron que hacer un masaje especial…pero sin “resultados sexuales” y , sinceramente, no valió la pena el esfuerzo, siguió perdiéndose en el tema, haciendo lo que mejor podía,  dándonos más momentos “telepornomiserables”, “lágrima ventiada”… en seguida, turno de ir al otorrinolaringólogo y seguir rellenando el programa. Igual, eso lo cubre la prepagada.
Turno del “bloque italiano” de los nominados: Laura Pausini, preocupada por sus problemas de las cuerdas vocales y por el ritmo de trabajo que lleva. Sinceramente, el tema de ella no es solo la voz: es lo repetitivo de su vestuario, que se le olvidan las letras. Mejor ya irse a casa. Con todo, le piden seguir trabajando. Nicola Di Bari se despidió de la peluca horrenda que le pusieron, y esta vez, siguen los jurados con opiniones mixtas: que si la actitud, que si la fuerza por el personaje, que si el vestuario…en fin, de este ciclo, yo los mandaba a casa a los cuatro también.

En el veredicto final, Amparito mandó a casa, lágrimas mediante, a Laura Pausini.  Lágrimas más sobreactuadas….El siguiente en abandonar la competencia lo definió Jairo Martínez, y fue Silvestre Dangond. Ridiculísima la besada de la estrella. ¿Donde están los que decían que esto estaba arreglado en su favor? ¿O la del chisme del “contrato”?.  Luz Amparo, por último, le dio la despedida, carretazo mediante, a Nicola Di Bari, dándole una nueva oportunidad al aburridísimo Ricardo Montaner.