Reflexiones sobre Yo me llamo T2

Hoy no voy a hacer el habitual análisis de Bueno-Malo-Feo de un formato del que ríos de bytes corrimos el año pasado. Ya el criterio lo tienen -espero- más que claro todos los lectores. Pero la segunda temporada de Yo me llamo es un reto para un Caracol herido en el rating. Un reto que tambien es saber si aguantará el frágil equilibrio entre los tres jurados, sobre todo con las explosivas declaraciones de la temperamental Amparito contra Jairo Martíne (audio a continuación).

Y aunque tenemos los elementos adecuados para evaluar (una humorista imitadora, una actriz polémica y un productor -¿?- musical) lo que persigue el programa, esta vez ya no hay ese halo de novedad del año pasado. Y el canal rival ya estrenó un formato de telerrealidad  dispuesto a dar la pelea, al margen de la calidad de uno u otro formato (Factor Xs 2011 nunca estuvo a la altura para ello).

Por ahora, y hasta la etapa de las galas, no veremos a “Pirulino” Calzadilla como tal. En los castings, luce mas surtido de vestuario. Y como novedad, Linda Palma es parte fundamental en esta fase, y no hasta las galas como en 2011. Ya era hora que justificara su sueldo, mas allá de leer trinos.

Comienza un cabezote interesante con los tres jurados como corredores de carros (de ahi la foto que una gentil lectora había descrito como “Power Rangers, Fuerza Geriátrica”). Y se lo montan en Caracol con sus “historias”, cual Desafío 20XX. Amparito Grisales, como por variar, dice que será implacable, y cual Gatúbela, dice que se eriza buscando un doble de Juanes (esperemos que no sea como la del año pasado, que no erizaba ni a su ilustre progenitora). Esta parte del episodio inicial raya un poco en el ridículo, incluida la participación de una especie de “Cholanda”, pero en Caracol.

Comenzará Bucaramanga mostrando a sus imitadores (hablar de “talento” es del otro canal). La imagen es mas colorida que en 2011, pero eso no es suficiente para cautivar un público colombiano “pastelero”, ávido de novedad. ¿Será que esa modalidad de casting, estilo Q´viva le cuenta como novedad al formato? Pero estos aspirantes (Poncho Zuleta, Diomedes Díaz) aun no tienen claro su paso a la segunda fase, pero permiten la fase telepornomiserable al formato.

El primero en pasar, con algo de polémica mediante, fue un Giovanni Ayala con algo de pluma por ahi… no sé si logrará llegar al lote final, aunque este año se anuncian 33 participantes para las galas. Un número muy alto, que, esperemos, implique que no soportemos esa fastidiosa fase de “reingresos”, tan aburridora como inutil. Y puede que Silvestre Dangond sea el nuevo exponente de la dieta Yo me llamo. Esperemos que no toque las partes nobles de los menores. Tambien pasó un Jorge Celedon, que esperemos que no sea tan insufrible e intenso como el original. Y hasta duelos entre dos imitadoras de la misma artista (Rocío Durcal) vimos desde el primer episodio.

Tal vez nos permitan filtrar participantes. Tambien estuvo un Charlie Zaa que, en lo personal, me producía pena ajena, pero se coló. Hubo una Yuri emotiva que tambien logró el pase, en medio de sus lágrimas. Kleenex debería patrocinar el programa. Tambien logró su pase el primer grupo: Il Divo. ¿Correrán la misma suerte de los ABBA de la temporada pasada? Por lo pronto, sirven para mas varillazos entre los jurados, pero… oops, Houston, tenemos un problema con uno de los cuatro integrantes, que amenaza con no asistir ¿ya está de divo? Tambien clasificó otro Alejandro Fernandez (que esperamos no tenga el mismo destino anodino que el de la temporada anterior), un Javier Solís que me erizaba, así como tambien pasaron Rodolfo Aycardi y Thalia. Por lo visto, hay buena variedad.

Entre los actos vergonzosos tuvimos un Carlos Vives desnutrido y desafinado; un Julio Iglesias al que no le sirvió echarle piropos a Amparito. Tampoco le sirvió a Ricardo Arjona gracias a Dios. E imitar a Alejandra Guzmán ya debe ser sinónimo de bochorno en este formato (con todo y la polémica de los “pitos” y de la “luz”). Una supuesta Julieta Venegas que no se la cree ni ella misma, y un Fonseca que, con o sin peluca no se llama Fonseca.Y un Raphael que, a criterio de los jurados, era mas parodia que imitación. Esperemos que no lo vea el representante eurovisivo español de 1966 y 1967 (si, yo tambien puedo tirar de Wikipedia). Y ni hablemos de Eros Ramazzotti, Olga Tañon, Miguel Mateos…

Por último: Polémicas de léxico entre jurados, y creo que debo decirle a Calzadilla que Rocio Durcal no nos “recién abandonó”. Tristemente falleció en marzo del 2006 (hace ya casi 6 años). Infórmate con la Wikipedia de Jairo Martínez. No estuve de acuerdo en la eliminación de Andrea Bocelli, y en parte con la de Jorge Velosa o Ivan Villazón. Y esperen el cubrimiento de los aconteceres, semana a semana, ciclo tras ciclo, de Yo me llamo T2. Solo aqui, en LaFiscalia.com