Lo bueno, lo malo y lo feo de Colombia tiene talento

Hoy corresponde un análisis de Colombia tiene talento, el primer reality show de Canal RCN en su parrilla de programación en 2012. La primera parada de las audiciones tuvo lugar en Cali con la presentación de varios y diversos actos de canto, baile y acrobacia.

Lo bueno de Colombia tiene talento

Se explicó bien la mecánica del concurso (bueno, para los que nunca antes han visto un programa de la franquicia _____’s got talent). Los comentarios de los jurados se vieron, en líneas generales, comedidos, en especial con los primeros rechazos, muy a pesar de la actitud de algunos de los rechazados (como el del tercero). Me gustó el cuarto acto en competir, el de la pareja de acróbatas, tenia mucho mérito lo suyo, por lo que fue merecido el pase a segunda fase.

Fue conmovedor el pensionado que recitaba poesía, un acto que vale la pena, pero que temo no dure mucho, salvo que le exploten la vena telepornomiserable propia de todo reality. No faltó el aspirante rechazado de Protagonistas (el maniquí humano) que vuelve a por mas, aunque, tal vez, aqui si pueda tener algo de futuro, considerando el formato de la competencia. Del resto, lo típico: cantantes, imitadores de cantantes, grupos de baile, de artes marciales, de danzas folclóricas, de cuerdas, mas coreografías, mas acróbatas, contorsionistas, fakires… nada nuevo bajo el sol. Algunos obtuvieron el “si” y otros, muchos, el “no”. Creo que mas que justificadas unas y otras decisiones.

Lo malo de Colombia tiene talento

¿Santiago Rodriguez como presentador? Comenzó gritando, y eso no me agradó, y definitivamente, se anquilosó en la etapa de presentador simpaticón, pero ya no tiene chiste. Se notó la pobreza de la convocatoria en los escenarios donde se hicieron las audiciones. Se les abona que no lo disimularon (¿o no pudieron hacerlo?). Flojos los perfiles de los jurados. Era mas convincente una excusa de un niño de primaria.

Inevitable comparar el escenario del Astor Plaza de Yo me llamo con el escenario de Colombia tiene talento y sale perdiendo. El público hace mas ordinario el programa de lo que de por si es. No me gustaron los comentarios a la hija de la primera pareja admitida (“tu sabes que eres el resultado de las acrobacias de tus papás”, que creo que dijo Manolo Cardona). El cantante-mentalista-bailarín y el bailarin pintor fueron fiascos completos.

Lo feo de Colombia tiene talento

Que un televidente deba aguantar, antes del programa inaugural, ese tsunami de mediocridad (el final de El man es Germán) es para que sea considerado como víctima de un delito de lesa humanidad. Menos mal se acabó esa porquería. Volviendo al programa, el espectáculo del “gordo sesi” -sic- que maneja un “tasi” -sic- de Cali fue tan grotesco… y con el segundo acto, la cosa no mejoró, y menos con el tercero (el de los chistes de mal gusto). Eso fue una falla de edición. El acto de “El poder del agua” fue “demasiado” repugnante. Vi fingidas las polémicas entre Paola Turbay y Alejandra Azcárate, evidentemente libreteadas. Casualmente, la Azcárate era la que primero oprimía el botón, casi compulsivamente.

Pronóstico

Al público colombiano le podría gustar, solo por el ansia de novedad. Asi de “pasteleros” somos los colombianos. Al programa lo “ensanducharon” bien en su estreno (bueno, para los que suelen ver RCN), así que será predecible el buen resultado en rating, pero ¿le servirá? ¿Lo sostendrá? Yo, personalmente, con lo que vi, oprimo el botón rojo… porque Colombia tiene talento, pero, principalmente para producir pena ajena.