El Joe, la herencia, episodio 3: Habla Abelardito

Nuevo episodio del “otro” culebrón del Joe:  Tan sólo nueve días han pasado tras el fallecimiento del cantante cartagenero pero los protagonistas de las polémicas, que cada día se atizan más, son dos. Por una parte, Jacqueline Ramón, última esposa del cantante, a quien las hijas del matrimonio que este sostuvo con Mary Luz Alonso, Nayilive y Eikol acusan de aislarlo de ellas y des su amigos inclusive en vísperas de su muerte.

En el mismo sentido, el representante musical del Joe, Luis Ojeda, acusándolo de haber firmado contratos de presentaciones aún cuando el artista se encontraba sedado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de la Clínica de Barranquilla La Asunción.

Sin embargo las demandas no se han hecho en una sola dirección.

Arcadio Martínez Pumarejo, apoderado de Jacqueline Ramón, interpuso una denuncia penal contra el abogado Abelardo De la Espriella, Mary Luz Alonso y sus hijas con Joe Arroyo, por los presuntos delitos de injuria, calumnia y difamación del buen nombre de la señora Jacqueline Ramón.

“La señora Mary Luz Alonso, ex esposa del señor Joe Arroyo, y sus hijas, se han dedicado en los últimos días a hacer unos señalamientos en contra de la señora Jacqueline Ramón colocando y denigrando de su buen nombre, lo que la ha afectado en su parte psicológica sin importar el momento por el qué está pasando. Además de estar señalándola como presunta responsable de unas situaciones que últimamente sucedieron con el señor Joe Arroyo, tal como todo el mundo conoce”, aseguró a El Universal, el abogado Martínez Pumarejo.  Además indicó que De La Espriella, “está diciendo que la va a demandar, que la señora Jacqueline es una abusadora, es una irresponsable”.

Frente a diversos cuestionamientos contra el exmanager del Joe, este aseguró a los medios que en efecto firmó un contrato que ascendió a $20 millones para que el cartagenero de 55 años se presentara el pasado 30 de julio en el parqueadero de un Almacen de Cadena de Barranquilla. La negociación la realizó con el empresario Alberto Arteta quien le entregó a Ojeda como anticipo 5 millones de pesos.

Indica que firmó tal pacto porque “el empresario confiaba en que el Joe se iba a levantar de esa cama… habían muchos contratos que no se cristalizaron, había una parte del adelanto (del contrato para la presentación del 30 de julio) que me lo tenían que entregar peor yo no lo podía recibir por el estado del Joe, el precio que yo le di era un precio módico”, pero afirmó que el contrato en cuestión se firmó antes de que el cartagenero entrara a la UCI.

Así mismo, Ojeda sostuvo que devolvió el anticipo de 5 millones el pasado domingo a los empresarios Alberto Arteta y Ricardo Padilla.

En lo que respecta a las criticas sobre la programación de actuaciones del Joe pese al grave estado de salud en el que se encontraba, manifestó que la decisión de seguir cantando siempre la determinó el propio artista.

Recordó que “el Joe arroyo tenía inconvenientes en las extremidades inferiores pero no para cantar, yo lo respaldé porque el me lo pidió como su amigo y manager”. Según Ojeda, Arroyo era quien siempre decidía si aceptaba o no realizar las presentaciones, “él se ponía de pie y decía: eso lo decido yo”.

Continúo diciendo que cuando no tenía espectáculos el artista lo llamaba. “Me decía: ¿qué está pasando yo quiero cantar?. El siempre vivió para cantar mira su epitafio… la coherencia que el tenía: Aquí yace un cantor que nació en una tierra bella y que ingenuamente se enamoró de lo que no se debe”.

De otro lado, Colprensa habló con el abogado Abelardo de la Espriella  para conocer en qué consiste el pleito. Lo que quedó claro es que, como lo dijo De la Espriella, “No hay nada que hablar con la Señora Jacqeline Ramón (….) El poder otorgado por las hijas del Maestro Joe Arroyo es totalmente amplio y suficiente para iniciar las acciones civiles y penales, a las que haya lugar, por la conducta de la señora Jaqueline Ramón (…) Debido al cúmulo de irregularidades que se han presentado, las acciones jurídicas, además de civiles serán penales. Estas últimas buscan que la fiscalía – pero la de Vivianne Morales- establezca en qué delitos pudo haber incurrido la señora Jaqueline Ramón.(…) Lo que está en juego son los derechos de las hijas del Maestro (Joe), que no pueden ser desconocidos por nadie, porque la ley las ampara. Efectivamente el monto por concepto de regalías es importante y lo único que se pretende es que se repartan equitativamente como ordena la ley.(…) Frente al caso de alimentos hay desde hace años una sentencia que se ha incumplido sistemáticamente(…)”

Lo dicho: el muerto al hoyo, y los vivos…a repartirse lo que tenía. Esta ya es noticia fija para el especial del 2011…y quien sabe  por cuantos años mas.

[ElUniversal]