Su opinión sobre La reina del sur en Caracol: lo bueno, lo malo y lo feo

Hoy le corresponde el turno a La reina del sur de entrar en nuestro radar de estrenos. La historia comienza en Culiacán, en medio de una decoración muy loba, con la llamada que le cambiaría la vida a la protagonista de la historia, quien tendrá que correr, al menos para ver si recupera el perdido rating de Caracol.

Lo bueno de La reina del sur

Los flashbacks en el primer capítulo daban una idea mas o menos clara de qué iba toda la telenovela, ahorrándonos verla. La narración en off logró mantener algo de suspenso. Solo rescato la persecución en el aeropuerto, salvo hasta el momento en que la protagonista se sube al carro del personaje de Cristian Tappan – eso se tiró la escena-. Remontaron con la huida en el avión, que dejó abierto el conflicto del siguiente capítulo. Y todo por una agenda.

Lo malo de La reina del sur

¿Comenzar a correr en tacones?. O mejor ¿eso era correr?. La muerte de los amigos de Teresa fue grotesca, y fue muy predecible que ella fuera a verles ya muertos. Y mas inverosimil aun, la “violación” con “relato incluido y escapada. Ya estamos muy repetitivos con las traqueto-novelas. Los villanos de la novela dan pena ajena, sobre todo Humberto Zurita, a quien se ve bastante acabado. Una suerte de “malo con conciencia”, impropio de este tipo de novelas. Las escenas de amor, simples, casi fuera de contexto. Como lo es la aparición de Cristian Tappan huyendo con Kate del Castillo sin rumbo

Lo feo de La reina del sur

La estética que solo aceptarían en México, el acento “neutro” de los actores colombianos se vio fingido, como por variar. A mi me parece que a Adriana Silva le doblaron la voz. ¿Kate del Castillo sabe actuar? No se nota.

Conclusión

Si La reina del sur es un “exito” en otras partes del mundo, que se revisen bien el sentido del buen gusto, porque me parece la traqueto-novela mas ORDINARIA e incoherente posible. Pero con lo raro que es este pais, capaz y hasta le va bien a esta nueva teleinmundicia. Espero que no sea así